Parque Nacional Tayrona

La visita que todo el mundo considera obligada en el norte colombiano, es el Parque Nacional Natural Tayrona. Por eso mismo, mis expectativas no eran muy altas (sí, contradicción, pero normalmente me parece una mierda la opinión de la gente en general…), pero se vieron superadas.


En él puedes caminar tanto por playas vírgenes, selva o bosque tropical. Es más pequeño de lo que pensábamos, pero también, más impresionante. El contraste entre la playa, la selva y la montaña, todo junto en una misma panorámica, no sé si se puede encontrar en otros sitios.

Cabo de San Juan
Cabo de San Juan

Estuvimos alojados en el camping de Alfredo, por recomendación de otros viajeros. No hay lujos, apenas agua y unas horas de electricidad, pero es barato y junto a una maravillosa playa donde acercarte a ver el amanecer o atardecer. La idea era dormir los tres en una tienda de dos, pero a los diez minutos de echarnos a dormir, decidí que era imposible y me salí a una hamaca. La tienda se convertía en un infierno, las gotas de sudor resbalaban por nuestras caras y corríamos el riesgo de secarnos cual mojamas allí dentro. Así que dormí las tres noches en hamaca, o mejor dicho, casi no pude dormir en las hamacas. Consejo: para siestas está bien, pero para dormir varias noches, piénsatelo. He dicho.

El dueño, Alfredo, es un espectáculo (jijijiji, culo). Lleva instalado en el parque desde el 67, por lo que ha vivido toda la época hippie, la soledad, el contacto con indígenas o la invasión de los paramilitares. Atraído por el aroma a mujer joven que desprenden Elena y Mariajo, lo tuvimos con nosotros gran parte del tiempo pasado en el camping. Nos contó un montón de historias, aunque no todas las entendimos muy bien, pues se expresa de una manera, por lo menos, peculiar. Habla muy rápido y la mitad de su lenguaje son onomatopeyas (no exagero y cuando se emborracha, es más bestia), por lo que hay que estar muy concentrado y aún así no siempre lo captas todo. Mientras nos invitaba a sancocho, cocos, papayas o tintos (como se conoce aquí al café solo), nos contó sobre la evolución a través de los años del parque, cómo conoció a Cousteau, García Márquez, Botero o Fidel Castro y sus problemas con los paramilitares.

Disfrutando de los cocos
Disfrutando de los cocos, sin doble sentido.

En una de estas conversaciones, vivimos la visita de unos de los pocos indígenas que viven aún en el parque (casi todos están más hacia la sierra). Alfredo quiso que nos hiciéramos una foto, pero nos le hizo ninguna gracia. Odian al “hombre blanco” y no quieren ningún contacto. Recibieron comida, algo de dinero y el encargo de algunos bolsos, antes de irse.

Con los Mamos de Tayrona
Con los Mamos de Tayrona

Como se puede ver en la foto, en el camping siempre iba en calzoncillos. Sólo llevé el bañador, ningún pantalón de repuesto, así que enseñando muslo todos los días. Una de las noches que más recordaré del viaje, es en la que estuvimos en el camping leyéndonos entre nosotros pasajes elegidos por cada uno, de Borges, Bukowski y Benedetti, a la luz de un penoso intento de fogata, que más que iluminar, nos ahumaba. Y así de fácil, con un simple comentario, parecemos unos intelectuales de la ostia.
Durante todo este tiempo hemos disfrutado de las playas, pero no tanto del baño. Es un mar muy bravo, como dicen por aquí. Sólo en cinco de las infinitas playas que hay en el parque se permite el baño, y aún así, no hay que adentrarse mucho. Muchas personas han muerto ahogadas o arrastradas por la corriente. Cuando te metes en el agua lo puedes sentir, pues te absorve hacia el interior con mucha fuerza.

Haciendo el tonto entre rocas volcánicas
Haciendo el tonto entre rocas volcánicas
Disfrutando de la emPalmera
Disfrutando de la emPalmera

Para mí lo mejor del parque fue nuestra visita a Pueblito, yacimiento arqueológico de los Tayrona. Esta ciudad construida en medio de la jungla estuvo habitada entre el 400 y el 1300, llegando a tener más de 2.000 habitantes. Para acceder hay que subir durante hora y media por un camino de piedras, creado por los antiguos habitantes, atravesando la jungla.

Camino de Pueblito
Camino de Pueblito

El camino es espectacular, pero con toda la humedad y calor, se hace bastante duro. Dos días antes murió un hombre mientras subía, de un ataque al corazón. Y es que esta humedad te destroza.
Pueblito fue uno de los sitios que más energías o sensaciones me ha transmitido en el viaje. Casi sin gente, en medio de tanta vegetación y sorprendentemente grande, tiene que ser una visita indispensable en el parque.

Un chico muy majo en Pueblito
Un chico muy majo en Pueblito
Las terrazas de Pueblito
Las terrazas de Pueblito

Pese a todas estas maravillas y tonterías que he dicho, he de decir que me sobró un día. Para mí es demasiado estar 4 días y 3 noches de playa y sol, me mata (no tanto como al que murió subiendo a Pueblito, pero cerca). Me deja sin energía y me acaba poniendo de mal humor. “La playa no es mi habitat” dijo el muchacho nacido en Mallorca… Eso sí, posiblemente mereció la pena quedarse ese último día, porque es el día que vimos monos. Encontramos varios grupos de pequeños monos salvajes en nuestro camino de vuelta, siguiéndonos de rama en rama. Además antes habíamos podido avistar un caimán comiéndose una paloma (eso sólo yo 😉 ), muchas ardillas rojísimas, una especie de jabalís pequeños, sapos y millones de salamandras, de colores alucinantes. Sin contar la muchedumbre de mosquitos e insectos, que han hecho arte en nuestros cuerpos, pues vamos bien cubiertos de picaduras y extrañas ronchas, con formas de lo más variopintas.
Ahora ya en Santa Marta de nuevo, gozando de un día de descanso. En principio, mañana acompañaremos a Lucas en su trabajo en la Fundación ProSierra, a visitar una comunidad indígena en la sierra. Se supone que son los más inaccesibles y que menos contacto con los blancos quieren. A ver qué tal resulta, no son agradables con la gente de fuera…

Anuncios

Un comentario en “Parque Nacional Tayrona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s