Machu Picchu II: Supervivencia

La cama de Aguas Calientes era muy cómoda, pero poco pude dormir. El malestar de los días anteriores fue a más y me levanté con la peor diarrea de mi vida. De hecho, en vez del despertador a las 4.30, tenía a mi lado un coro góspel cantando con los brazos en alto y agitando las manos: “Diarreeeeeeeea, oh, oh, diarreeeeeeea. Te estás cagaaaaaando, te cagas taaaaaanto, que no parece que estés defecaaaaando, sino meaaaaando”. No les dejé nada de propina, siempre he deseado que un coro góspel narre mi vida, pero en aquel momento me molestó.

A las cinco de la mañana salí con Víctor, mi compañero de cuarto mexicano, en busca de una farmacia que me suministrara algún remedio. Lo encontramos e iniciamos el camino. Existía la alternativa del bus, pero estamos locos si voy a pagar 20 dólares por 30 minutos de bus. El camino consta de veinte minutos de bajada hasta el río y a partir de ahí una ascensión de más de 700 metros, hasta los 2.500 metros del santuario de Machu Picchu. Toda la subida son escaleras entre selva, que alguien acostumbrado a caminar cada día (como yo ahora), podría hacer en una hora y poco. Bueno, pues a los veinte minutos de ascenso le dije a Víctor que siguiese él solo, me mareaba y sentía que me iba a desamayar. Llevaba día y medio sin comer y me sentía sin fuerza alguna. Era mejor quedarme sólo y subir a mí ritmo. Me puse el mp3 con podcast divertidos (ilustres ignorantes, necesito un arma, Ohhhtv…) y fui subiendo poco a poco, pues tenía que parar cada cinco minutos para no caerme. Al final fueron dos horas y veinte jodidamente duras, pero llegué a Machu Picchu 🙂

La última ciudad inca, que se mantuvo oculta, hasta que el estadounidense Hiram Bingham, en 1911, la reedescubrió al mundo. Hay documentos que desmuestran el conocimiento de este lugar por parte de algunos lugareños e investigadores, pero no se difundió. Es falso que los españoles de la conquista nunca llegaran a saber de ella, pues cobraban su tributo, pero si se cree que nunca llegaron a visitarla.

Típica foto
Típica foto

Machu Picchu no fue del todo una ciudad, era más un santuario al sol y un lugar de reposo creado por Pachacútec, el noveno inca del imperio. La población oscilaba entre 300 y 1.000 habitantes, y entre ellos siempre hubo muchas vírgenes del sol. Jóvenes “puras”, que serían sacrificadas al sol.

Templo de las tres ventanas, nombre original donde los haya
Templo de las tres ventanas, nombre original donde los haya

El complejo consta de varias zonas de agricultura, pero no suficientes para mantener una gran población, varios templos y una zona residencial, bastante lujosa. Además de una gran red de canales, que hoy en día todavía funcionan, y que traían y distribuían el agua de los deshielos.

Los graneros de Machu Picchu
Los graneros de Machu Picchu

Machu Picchu es más grande de lo que parece, pues no se trata sólo de la explanada que todos hemos admirado en fotografías, hay que recorrer las montañas de alrededor para descubrir todos sus secretos. Incluso los múltiples e imposibles caminos que llegaban hasta ella, no aptos para gente con vértigo.

Camino del Inka
Camino del Inka

Tras la visita, aún quedaba descender y andar de nuevo hasta la Hidroeléctrica. Mi intención era quedarme en el vecino pueblo de Santa Teresa, donde hay unas termas con unos paisajes espectaculares. Pero decidí volver directo a Cusco, pues no tenía el cuerpo ni el ánimo para nada más.

Señor desconocido, al que le hice una fotaza
Señor desconocido, al que le hice una fotaza

Es un sitio impresionante, por la altura, los acantilados, el paisaje, la vegetación, lo imposible de la vida ahí y pero aun así, me marcaron más las ruinas de Tiwanaku. Son más pequeñas, más desgastadas, pero la simbología de aquel lugar es tan extraña y olvidada, que me atrae más. Aún así, un sitio mágico y que vale la pena visitar. Sobre todo caminando y, a ser posible, sin diarrea. La de veces que cagué agua marrón ese día son incontables.

Yo, apunto de vomitar sobre una de las maravillas del mundo
Yo, apunto de vomitar sobre una de las maravillas del mundo

Ritmos:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s