Cruzando los Andes mientras cumplo años

Ya estamos otra vez en marcha. Dejamos Lago Puelo y a Dalva, después de más de tres meses, dejamos nuestra casa. El 21 por la noche hicimos asado/fiesta de despedida/celebración de mi cumpleaños e hicimos la última visita nocturna al lago. Y el 22 por la mañana, salí con Germán,su hermano Alberto, Sophie y una buena resaca, hacia Pucón.

El camino fue una sucesión de paisajes muy bonitos y distintos, pues fuimos bordeando los andes, hasta que los cruzamos. Fuimos viendo cantidad de lagos, bosques, rios y volcanes.

IMG_8104Chile nos recibió con temperaturas gélidas. Vimos el atardecer justo en la frontera, por debajo de los -8º, junto al volcán Lanín.

Volcán Lanín
Volcán Lanín

Y al llegar a Pucón estuvimos dando vueltas buscando un hostel, porque las indicaciones de los chilenos son de lo más confusas. Te indican “arriba” o “abajo”, pero señalando en la misma dirección y siendo el terreno totalmente plano. Al final lo encontramos y nos preparamos un suculenta cena, pues volvimos a celebrar mi cumpleaños. País nuevo, nueva celebración…

Celebrando mi cumpleaños en Pucón
Celebrando mi cumpleaños en Pucón

Esta mañana se han ido Germán y Alberto hacia Santiago, donde volveremos a encontrarnos, y nos hemos quedado Sophie y yo preparando las actividades de los próximos días.

Para empezar, mañana intentaremos la ascensión a la cumbre/cráter del volcán Villarrica. El éxito dependerá de las condiciones climáticas, de cómo nos adaptemos a la altura y de nuestra condición física. De momento esta tarde hemos estado probándonos el equipo y hemos podido comprobar que esto va en serio. Nos han dicho que hay días que se ve la lava en el cráter y otros no. Hoy salía humo del volcán…

Volcán Villarrica desde Pucón
Volcán Villarrica desde Pucón

Y, como recompensa, el domingo visitaremos unas termas naturales, donde pienso quedarme muchas horas y me enco un viejo japones. Algo de nervios hay para mañana, así que me voy a preparar la cena y a dormir pronto, que mañana a las 6.45 empieza la aventura.

Tontás X

Ahora sí, aseguro, que el día 22 me voy. Germán, un amigo/huésped de Dalva, nos llevará a mí y Sophie hacia Chile, donde seguiremos el viaje juntos, durante unas etapas. Irme entonces es como cerrar un ciclo. Cuando llegué el 14 de febrero, Germán estaba aquí. Todavía no tenemos un destino claro, pues esperamos los consejos de Germán (viajero reconocido donde los haya), aunque posiblemente caiga una visita al volcán Osorno, antes de ir hacia el norte.

El río Azul
El río Azul

1 – Os presento nuestra habitación del Apocalipsis. La llamamos así porque es la habitación que nos salvará en caso de hecatombe. Contiene infinidad de alimentos elaborados y hechos conserva por nosotros, sin contar todos los que están a la venta y están almacenados en otro sitio. Muchos producto en almíbar, al vacío, mermelada, salsa de tomate, diferentes chutney… También faltan los más de 365 litro de zumo de manzana y los infinitos kilos de dulce de membrillo que ha hecho Sophie estos días.

IMG_80462 – Durante un tiempo venían testigos de Jehova (realmente nunca llegue a saber si eran evangélicos o testículos de Jehova, no pregunté o no escuché) y Dalva me hizo el encargado de ir a recibirlos. Pero hace un mes que no vienen. A unos les dije que no volvieran nunca a vendernos a ningún dios, si venían con un niño (una niña de unos siete años les acompañaba). Y a los últimos les dije que la relación no estaba funcionando, que me sentía agobiado y que necesitaba una descanso de ellos. No han vuelto… Y eso que algún día me he pasado por su iglesia a llevarme el periódico que editan, muy divertido, didáctico y lleno de faltas de ortografía.

3 – Hace unos días, nos acercamos los tres jovenzuelos al pueblo, para ir a una feria de ropa de montaña de segunda mano. Fue todo un fracaso, pero aprovechamos para hacer una visita a una bioconstrucción muy grande que nos había enseñado Dalva. Y en la puerta nos encontramos a Andrés, el contructor, que nos acabó enseñando todas las construcciones que había hecho en los últimos doce años. También nos enseñó algunos trucos que usaba. La verdad es que tenía cosas muy guays, entre ellas el único domo/cúpula de la zona, hecho de barro (enorme e impresionante). Pero aun así, hay algunas cosas de la construcción que él hacía, que no me acaban de convencer y me gusta más cómo las hacemos nosotros. Aunque me quedé con unas cuantas ideas, como las botellas perchero o las puertas hechas con restos de maderas.

Atardecer en el lago
Atardecer en el lago

4 – Hace ya unas semanas llamaron a Juan a eso de las tres de la mañana, repetidamente. A la quinta ocasión acabó contestando. Era su padre, que llamaba preocupado y preguntando dónde estaba y si estaba bien. Y es que resulta que aquí, en Argentina, existe una modalidad de secuestro falso. Se llama a alguien en plena madrugada, fingiendo voz llorosa y haciéndose pasar por ùn familiar. Se espcifica un lugar donde depositar una bolsa con dinero, a cambio de que se deje al familiar en libertad. No tienen a nadie retenido, pero al llamar a esas horas de la noche, cuando el afectado intenta localizar al familiar, es posible que éste no conteste o tenga el teléfono apagado. Lo que puede hacer que la víctima caiga en el engaño y deposite el dinero, por miedo.

5 – Hace tiempo que me planteo si hacerme dictador mundial o no, y así hacer de este mundo algo mejor. Pues ya lo he decidido, sí,
lo seré. Así que id haciendoos a la idea de que os tendreis que someter a mí… Seré reconocido como Sociopata I, el necesario y voy a crear un mundo mejor para vosotros, aunque sobre todo, para mí. Así que en próximas ediciones os iré notificando leyes y edictos que estarán vigentes de aquí a no mucho tiempo. Por ejemplo:

– Existirá un país apartado, tipo Groenlandia o Australia, que será conocido como Viejolandia. En el vivirán todos los mayores de setenta años y no se hará nada para cuidarlos. Se tendrán que cuidar entre ellos mismos, con sus medios, organización y conocimientos propios.

– Los dinosaurios molarán. Como concepto, se decretará que los dinosaurios molan. Así se enseñará en las escuelas y habrá una sección de cinco minutos, obligatoria, en cada telenoticias, sobre dinosaurios. Y a quien no le molen, pues a la cárcel o algo similar, todavían está por decidir, que tipo de represión y castigos llevaré a cabo…

Musiqueta:

Silent Hill

Hoy no voy a contar nuestras actividades, la cantidad de mierda que he cagado o si me siento atraído por las sillas que cojean. Hoy sólo voy a relatar la experiencia que, Sophie, Juan y yo vivimos la otra noche. ¡Y es que la otra noche visitamos el pueblo de Silent Hill!

Ahora mismo habrá dos tipos de personas:

1 – Los que esperen que explique qué es este pueblo, dónde está y que tiene de especial…

2 – Los que ya han visitado Silent Hill por medio de una Play Station (Manu y yo recientemente, con una consola encontrada en la calle).

silent-hillTras la cena, y como la temperatura era mejor que en los últimos días, decidimos pasear hasta el lago. Pero no fue hasta que salimos a la carretera, que nos dimos cuenta de lo densa que era la niebla que inundaba el valle. Nada más empezar a andar por la calzada, les comenté a Sophie y Juan, que era como estar en Silent Hill. No recuerdo haber estado nunca en una niebla tan densa, o por lo menos no de noche y que me hiciera tanta ilusión.

Más allá de cinco metros apenas se veían sombras y algo más allá, nada penetraba la niebla. Te sentías totalmente rodeado de espesura blanca y si a eso le añades que vas por una carretera mal iluminada, en la que la mitad de las farolas solo funcionan a ratos y parpadean, te metes del todo en el rol postapocalíptico. Además, nuestra única posesión era una linterna, ¡como al principio del videojuego! Como añadido, fue la primera vez que no se nos cruzó ningún coche camino del lago (normalmente vamos un poco más pronto). La sensación mejoró en cuanto dejamos atrás toda civilización y nos internamos en el parque nacional, ya sin luces. Mientras caminabas sintiendo el rocío de las nubes en tu cara, estabas en tensión, porque no sabías por dónde aparecería China persiguiendo a una libre o los pájaros zombies del juego (¿hay monstruo más molesto que ese en los videojuegos?).

Todo eso estuvo muy bien, pero lo que hizo realmente especial la noche, fue al llegar al lago. Lo que siempre ha sido un lago rodeado de montañas que refleja el paisaje en sus aguas, se convirtió en una pantalla de cine gigante. Un imax, en el que en cualquier momento iba a empezar un documental (un capítulo de Cosmos ahí, hubiese sido acojonantemente guay). Nos sentamos justo en la orilla del lago durante un buen rato, casi siempre en silencio, pues lo único que se escuchaba eran las aguas del rio descargando en el lago. Y aquí es dónde tengo las mejores imágenes grabadas en la mente. Pese a estar sentados a 1,23 metros (kilometro arriba, kilometro abajo…) cada uno, no era posible reconocer bien los gestos de los otros y los ojos parecían oscuras cuencas vacías. A la derecha sólo se veían las sombras de varios árboles, formando unas figuras casi humanas, como unos amigos que caminan en grupo por la calle. A la izquierda, una única tenue farola iluminando la esquina del muelle, cómo si se tratase de la entrada al jardín delantero de una casa. En realidad, era la viva imagen de El Exorcista.

imagesY enfrente estaba el lago, pero no estaba. El efecto que la niebla producía en el lago es lo que más recuerdo. No había agua, de verdad, si no se producía ninguna onda en ella, era totalmente transparente. Así que la niebla impedía ver más allá de cinco metro, pero al no penetrar en el agua y ésta estar totalmente en calma y tan clara, permitía que pudieses ver el fondo. Pero si la niebla no te dejaba ver a más cinco metros de distancia, bajo el agua la vista llegaba más allá de la niebla, lo que creaba una imagen única.Nos quedamos bastante tiempo embobados, sólo oboservando y escuchando.

Al final volvimos a casa, emocionados y lamentando no haber tenido ninguna cámara con nosotros y jurando que la próxima noche con niebla, cargaríamos con ellas. Casi decepcionó volver a casa, porque no sabíamos cuando se podría repetir la experiencia y porque no había aparecido nada raro entre la niebla. Quiero decir, el paseo fue genial, pero acabar teniendo una anécdota sangrante que contar después, lo hubiese rematado. Llegar los tres, enteros, fue lo más decepcionante, Quita esplendor a nuestra aventura… Si creeis que exagero, no me importa. Es más, sufrireis una hemorragia  nasal el 14 de mayo, que dejará un rastro en vuestra almohada con forma de bailaora flamenca. Y los que penseis que qué mierda nos habíamos fumado, os recuerdo que yo solo me inyecto cosas, como todo hombre serio y respetable. Sirva como ejemplo Philip Seymour Hoffman.

Canchiones, hoy menos gays que los últimos días:

Que esperen…

He decidido no poner nunca más una fechas para mi marcha de aquí, pues se vuelve a retrasar. Dalva nos ha pedido a Sophie y a mí que nos quedemos unos días más, pues ella se va unos diez días, a partir del miércoles, y le haríamos el favor de llevar el hostel y la chacra hasta que vuelva.

Atardecer en el lago
Atardecer en el lago

Son varias las personas que me han dicho que porqué no me he puesto de nuevo en marcha o que debería haberlo hecho, pero no opino igual. Estoy muy agusto aquí, no gasto nada y sigo haciendo actividades que me interesan. Así que, como mi viaje no tiene límites de tiempo, los próximos destinos seguirán ahí, por lo tanto, que esperen…

Para extender mi tiempo aquí, tuve que hacer una incursión a Chile, para renovar mi visa en Argentina. La verdad es que esperaba que fuesen dos o tres días, pero el autostop funcionó mejor que nunca. Así pues, crucé, por primer vez en el viaje, los Andes y fui hasta Futaleufú. El camino es muy bonito, lleno de montañas, rios, lengas y álamos. Las lengas son árboles de la zona que sólo se encuentran a 800 m. o más de altura y en otoño crean paisajes rojos.

Camino de Chile. De arriba abajo, lengas, álamos y cipreses.
Camino de Chile. De arriba abajo, lengas, álamos y cipreses.

En Chile sólo llegué a estar unas dos horas, lo justo para comer y volver a la frontera. Se acercaba mal tiempo durante varios días, así que no hubiese podido disfrutar de la zona.

Lo normal es que no dejen salir de nuevo a alguien que ha estado sólo dos horas en un país y vuelve al país de procedencia, sin ser ciudadano del mismo, pero el truco me salió bien. Entré a Chile una hora antes de que acabase el turno de los trabajadores y volví a una hora después de iniciarse el siguiente turno. Luego, no se fijaron en los detalles… Llegué a Trevellín y desde allí fui en bus hasta Esquel (menos de un euro). Y tras sólo una hora de hacer autostop, me recogió un dj de BA que iba hacia Bariloche y que me dejó a 3 km del hostel. Casí perfecto, excepto que fui cagado la mitad del viaje, pues su velocidad media era de 150 – 160 km/h. Y las carreteras argentinas, no están para muchas fiestas…

El mate de después de la comida, en Futaleufú (Chile)
El mate de después de la comida, en Futaleufú (Chile)

Y por aquí, la actividad se ha relentizado un poco, debido a que ya tenemos encima al otoño y se nota en temperaturas y lluvías, además de en los colores. Acabamos con la cosecha de nueces. Al final tenemos unas dos toneladas y media de nueces guardadas en sacos. Ahora vamos pelándolas, poco a poco. Hemos empezado con las plantaciones de invierno en el invernadero y a transformar los bancales del huerto en camas calientes.

También estamos encontrando nuevas actividades a cubierto. Por ejemplo, estamos investigando más a fondo el hostel (es una construcción antigua) y hemos encontrado una puerta a unos tres metros de altura, sin escaleras que permitan su acceso. Cuando se vaya Dalva, de lo primero que haremos, será armarnos con unas linternas y explorar. No es que ella no nos dejé ver qué hay, ni si quiera se lo hemos comentado. Es que haciéndolo así, te sientes más aventurero y estúpido a la vez. Pero que bien está no madurar 🙂 Además estamos haciendo diferentes tipos de repostería con toda la fruta que queda y cada día tenemos uno o dos postres (tenemos dulce de leche hecho por nosotros, con leche de vaca fresca).

El libro indispensable para la buena mujer, para que se lo pase bien, después de dejar toda la casa limpia y cuidar de los niños...
El libro indispensable para la buena mujer, para que se lo pase bien, después de dejar toda la casa limpia y cuidar de los niños…

Algo más de la música que me acompaña:

Tontás IX

Así como dije que me voy la semana que viene, esta semana me vuelve a surgir la duda… Eso sí, si me quedo un tiempo más, no será para pasar el invierno, solo unos veinte días más.

IMG_7912
Las heladas de cada mañana

Dos son las razones:

1. El buen tiempo ha vuelto (mañanas de 5º, pero días de 15 – 18º con sol) y eso ha hecho que avancemos mucho en la construcción del galpón. Así que no quedará mucho para acabarlo y me gustaría hacerlo.

2. Acordé con un fabricante de cerveza que me dejaría hacer cerveza con él, pero estaba de mudanza y luego vacaciones, así que hasta el 10 de mayo no volvería a hacer.

Por eso me surge la duda… Lo que si es seguro es que el 3 de mayo se acaba mi visa en Argentina. Así que para entonces o hemos casi acabado el galpón y me voy hacia Chile definitivamente o la semana que viene me hago una excursión de tres días por las montañas hasta Chile y luego me vuelvo, renovando mi visado y sin gastar dinero.

1. Mi cuerpo nota el paso de los días y del trabajo. Llevo las manos y parte de las piernas llenas de heridas. Hoy mismo, me he pegado un martillazo, que me he llevado medio dedo, que aun no puedo usar. Tengo las manos y las rodillas negras de recoger nueces. No puedo ponerme de cuclillas, las rodillas no me responden. Estoy fabricándome un taca-taca de madera, para participar en las paraolimpíadas. También pensé que me había partido la mandíbula hace unos diez días. Parece que ya sólo me queda la herida de la barbilla, pero creí que me la había dislocado o partido. Estuve dos días casi sin poder comer y el primer día con bastante dolor, aunque nada que no pudiese curar un buen vino.

2. Las aventuras de Tifus, el gato discapacitado. Y es que ya todos hemos aceptado que es retrasado mental. Es deforme, tiene un cabezón y unas orejas enormes, mientras tiene un cuerpo escuálido. Y eso que es al único de los gatos que lo subimos a la mesa con nosotros y le damos panceta, fuet, espaguetis… Cuando intenta jugar con los demás gatos o seguirlos a sitios altos, sea cae. Pero no es que se caiga y punto, es que no sabe caer, cae siempre de cabeza (con lo grande que es, no es de extrañar). Se ha caído varias veces por la escalera…

Lo acercamos a la vecina veterinaria un día, porque le había salido un bultito en la barriga y nos dijo que era una hernia, posiblemente de las ostias que se metía.  Estoy pensando en hacer un comic con él, triunfaría en las salas de espera de los veterinarios.

IMG_7822
Flora junto a dos discapacitados mentales

3. Aquí una imagen del regalo que le hicimos a Dalva:

Salvamanteles personalizados con fotos nuestras de estos dos meses. Gran mérito del regalo para Elena, la idea la saqué de un regalo que le hizo a sus padres.

IMG_7901
Seis salvamanteles hechos a mano

4. Cada vez estoy más convencido de que sería un buen mendigo. No sólo bueno, de los que marcan tendencia, de los que la gente se acuerda cuando no se encuentran con ellos en varios días, al pasar por “su lugar”: “He tío, hace días que no veo al mendigo que da de comer a su perro con su propia boca”. Sí de ese estilo, mendigo memorable.

Llevaría gorro, pues nadie se acuerda del peinado de un homeless, y menos de uno calvo. Hay que llevar algo en la cabeza. Si tienes instrumento, sombrero raído. Si llevas guantes con la parte de los dedos cortada, debes llevar pipo negro, y que te quede enorme. Que toda la parte de arriba sea gorro vacío, no se lleva ajustado.

Tengo totalmente descartado vivir en un cajero automático, siempre me he sentido más atraído por vivir bajo un puente, con otros mendigos, y guardar allí mis más valiosas posesiones: un gran bidón, donde prender un fuego por la noche y mi propio carrito del mercadona, tunneado, para que parezca del Pryca. Ya que supongo, que los carritos del desaparecido Pryca, se venden muy caros en el mercado negro de la calle, todo por culpa de los mendigos-hipsters… Con lo aprendido en bioconstrucción, tendría la mejor casa de cartón de todo el suburbio. Con guiños al medioambiente, como cortinas hechas de bolsas biodegradables (de esas que dicen que hacen de fécula de patata) y haría pastoreo de ratas y chaquetas con su pelo esquilado.

Tengo un montón de cualidades que acreditar en mi currículum callejero. He vivido dos años comiendo de la basura, momentos en los cuales me han llegado a ofrecer dinero. Así pues, no debo hacerlo tan mal. En gran parte, también me he vestido de la calle. Cuantos momentos paseando por Berlín con Clara o Manu y lazándonos a abrir cajas o bolsas llenas de ropa en la calle. ¡Qué emoción! Solo nos faltaba cogernos de las manos y saltar girando en círculos, mientras las lágrimas corrían por nuestras mejillas. No podría aportar ninguna minúsvalía (más que la calvicie, escondida bajo el sombrero, nada espectacular), pero sé imitar muy, pero que muy bien, varios tipos de cojera y problemas en el habla. Ah, y tengo muy buen aguante a los alcoholes baratos, esencial en la filosofía de vida de los sin techos.

Y por último, daría mi toque único y diferencial. Vestiría gabardina descolorida y con muchos bolsillos cosidos. Es la clave, pues la gabardina me permitiría ejercer como detective. Fumaría papel de períodico en la pipa que me regaló mi mentor, momentos antes de morir, y tendría contactos entre la élite; los que piden en las puertas de los supermercados, los vendedores de cupones y los payasos de circo. Sería un Mendective, pide dinero por el día y resuelve crímenes por la noche. Una trepidante vida, un ejemplo para los niños mendigos que esnifan pegamento.

Hoy la banda sonora es herencia de Carolina, que me ha dejado una mina de la que cada día, con paciencia, voy descubriendo alguna joya 😉

La primera me la imagino bailandola con Marco, Clara y Elena, en algún sótano berlinés. ¡Con forma de gaaaafas!

Reflexiones bajo la luna sangrante

Tres meses, ese tiempo ha pasado ya desde que empecé la búsqueda del unicornio. Se ha pasado muy rápido y a la vez me da la sensación de que Europa queda muy lejos.

IMG_7866Ayer, mientras estábamos a orillas del lago y la luna nos iluminaba la espalda, como si fuésemos actores en un escenario , me dió pena irme. Llevaba media hora callado, hasta que solté la reflexión “más mejor” de la noche.

– Que guay es tener la posibilidad de venir aquí cuando quieras. Sentenció Socio,  tras media hora de ensimismamiento.

– Pero si no vienes ni en pedo cada día y casi siempre de noche. Se burló rapidamente Juan.

– Pero me refiero a la posibilidad. A saber que cuando quieras puedes venir, no al hecho de venir. Lo que te hace feliz es saber que cuando quieres, puedes. ¿Qué es mejor, follar todas las noches, o siempre que quieras?

Tras media hora de reflexivo silencio de Juan…

– Todavía estoy pensando sobre ello.

Y es que le  he estado dando muchas vueltas, pues se me ha ofrecido la posibilidad de quedarme aquí el invierno. Y me lo pensé, me lo pensé mucho (he recibido intentos de convencerme por parte de Dalva y Juan). Pero al final he decidido que seguiré camino, la semana que viene, sin fecha fija. Me hubiese gustado quedarme, pero varias cosas me han hecho tomar la decisión. Se acerca el frio, ya tenemos mañanas de 0º y llueve mucho más. Eso implica empezar a dejar el trabajo al aire libre y estar mucho más encerrado. Además Sophie se va en breves, más o menos cuando yo. Y quedarse el invierno significa esperar un año más a llegar a Bolivia y Perú, y no me apetece esperar tanto. Tengo muchas ganas de ir, y la temporada de NO lluvias, es de finales de mayo a principios de septiembre. Y visitar la Amazonia o según que zona de por allí en época de lluvias, puede ser un infierno. Aunque quien sabe, una vez vea lo que quiero ver y pruebe otras cosas… aquí tengo la puerta abierta cuando quiera.

Por otra parte, ha sido una semana muy entretenida y muy dura. Acabamos de hacer “jugo” de manzana. Al final 601 litros y más de dos toneladas de manzanas. Dejamos la huerta preparada para pasar el invierno.

IMG_7891Por supuesto, seguimos recogiendo nueces y avanzando en la construcción del galpón. Además hemos hecho millones de tarros de tomate en conserva, hemos ido a buscar setas y ampliado el compost.

IMG_7895Hay que añadir que tenemos otro gato nuevo. Se llama Porro (no se lo puse yo, mi alternativa era llamarle “Sobredosis”), un gato muy peludo y muy bonito, pero no me cae bien. También ha sido el cumpleaños de Dalva, que llevamos celebrando cada noche, desde el sàbado hasta hoy martes. Hemos tenido cenas entretenidas, con visitas, miles de tartas y botellas de vino. Y he de decir que el mejor regalo ha sido el que le hemos hecho nosotros (Juan, Sophie y yo). Se le cayó alguna lágrima, porque no se lo esperaba. Además, acompañé a Sophie a tener alguna reunión, para intentar impulsar alguna actividad para aprovechar la comida que se tira o echa a perder en supermercados y explotaciones agrícolas de la zona. Sophie participa en una asociación que impulsa estas actividades en Francia y otros países, Disco Soupe (hay en Barcelona y Madrid), muy interesante, os dejo unos enlaces:

http://discosoupebarcelona.wordpress.com/

http://www.discosoupe.org/

Acabo con más banda sonora del viaje:

Vivir así, es morir de gozor

Puedo afirmar con seguridad, que esta última semana, ha sido la mejor de lo que llevo de viaje. Ya ha llegado el otoño, los días son más frios (ya hemos tenido temperaturas de 2º y nieve a 300 metros de la chacra) y llueve mucho más, pero el trabajo no para.

IMG_7834Desde que he vuelto, me siento muy bien. Valoro más lo que tengo aquí y las cosas en las que participo y aprendo. Le pongo más ganas y aprendo más (antes ya le ponía muchas).
Vivo sin dinero, lo cambio todo por mi trabajo. Pero es que también me lo administro yo.  No es Dalva la que tiene que venir y decirme (o decirnos, pues los tres nos movemos así) lo que tengo que hacer o el horario de trabajo. Nosotros elegimos la tarea y las horas que trabajamos al día. Eso sí, somos conscientes de qué se necesita hacer. También,  cuando un día crees que no has hecho todo lo que debías, sigues trabajando. Un ejemplo son las nueces. Estamos hasta los cojones de dedicarnos a recogerlas, pero cada día le dedicamos un  tiempo. Poco o mucho, según lo que veamos que es necesario (basicamente, depende del número de nueces que hayan caído o si va a llover) y luego, como autocompensación, si no hay nada  urgente, te dedicas el tiempo que quede a la actividad que te apetezca (en mi caso, la  bioconstrucción). Y la implicación es tal, que somos nosotros los que proponemos nuevas tareas o proyectos. Siempre consultando a Dalva, pero siempre le parecen bien. E incluso si se  necesita material para llevarlo a cabo, ella nos lo acaba proporcionando en muy poco tiempo. Por ejemplo, Juan y yo hemos acordado ampliar el invernadero y la huerta, para que al final no se tenga que comprar ningún producto agrícola en el mercado.

IMG_7794Vivo sin dinero, vivo sin preocupaciones. En estos momentos no lo sé extrapolar o hacer en otro sitio. Todo encaja muy bien y me funciona, en el lugar y momento, supongo que perfectos.  Pero a la vez, sé que tiene una fecha. En parte, porque quiero buscar la manera de conseguir esto, de manera permanente, en otro sitio. Y porque querré un cambio, más gente y hacerlo más propio que
lo actual. Así que mi fecha de partida queda fijada hacia el 20 de Abril, para poder llegar a Bolivia y Perú, en un época que no sea de lluvias.

IMG_7803Esta semana, hemos trabajado de manera muy dura, puede que más que nunca. Hemos seguido con la cosecha de nueces, cuidando la huerta y construyendo el galpón. Pero lo verdaderamente duro han sido las manzanas. Hemos cosechado más de 1.500 Kg de manzanas entre los cuatro. Todo cargado en sacos lo hemos llevado a hacer zumo. El zumo lo hemos hecho con una máquina, toda de madera, que tiene más de ochenta años. Y luego hemos limpiado todas las botellas a mano y embotellado. Han salido 463 litros del mejor zumo que he probado en mi vida. Nos hemos vuelto auténticos yonkis del zumo. En serio, los cuatro días que hemos trabajado con las manzanas, nos hemos bebido, sin exagerar, cinco litros por día/persona. Es delicioso, pero imaginaos la cantidad de tiempo que he pasado meando. Además, los dos últimos días he cagado verde, lo que sospecho que tiene algo que ver con las manzans… Y esta semana dedicaremos dos días más a las manzanas, pues todavía quedan. La lástima es que el clima nos está retrasando mucho en la construcción…

IMG_7844Así que me quedan unas dos o tres semanas, espero que muy buenas, por aquí y luego a seguir el viaje, que también tengo ganas de seguir.

Como últimamente, dejo algo de mi banda sonora del viaje:

 

 

Tontás VIII

Ya he cogido de nuevo el tempo de la chacra. Estamos avanzando con la construcción del galpón (similar a un granero),  del que colgaré fotos un día de estos, porque nos gusta mucho como nos queda (lo estoy construyendo con Juan). Además, estamos recolectando nueces, miles y miles de nueces. Te pasas el día a gatas, mirando con ojos muy abiertos, hasta que ves una. Entonces te lanzas gritando, “¡mi tessshhooooro¡”.  En realidad, no es que veas una, ves miles y acabas con la espalda y las piernas hechas mierdas, después de pasarte cinco o seis horas, sólo recogiendo nueces.

Desde el jueves estamos los voluntarios solos, dirigiendo el hostel y labrando, de sol a sol (jerga de campo, vosotros como sois de ciudad, posiblemente no lo entendais…), hasta el domingo.

Los que manejan el cotarro en el hostel
Los que manejan el cotarro en el hostel

1. Os presento, de izquierda a derecha, a Tifus (imaginaos quién le ha puesto el nombre…) y Flora, los nuevos habitantes de la chacra.

Imagen2. Sobre la mesa donde ingerimos nuestros alimentos diarios, hay depositada una computadora (acabo de decir “puta”, encubiertamente), todavía en uso, que convierte nuestros momentos alimenticios, en divertidos piscolabis juveniles. En un jolgorio desbocado. Vengo a decir, que ameniza de vez en cuando los momentos entre bocados, eructos y atragantamientos.  Durante la comida del medio día, siempre hacemos búsquedas que nos enseñan cosas, nos culturizamos. Ya hemos aprendido sobre San Valentin, la Cuaresma, el carnaval, el conejo y huevos de pascua, funcionamientos y tráfico aéreo, recipientes de mate, tipos de vegetarianos y consultado mucho el diccionario, entre términos castellanos y otros que usan aquí. Y por la noche, les presento videos clásicos de internet. Por ejemplo, las tortugas follando (encontramos uno nuevo de tortugas gigantes, que teneis que buscar. Eh, Elena, hazlo), cabras gritando, cabras gritando en canciones famosas, gatos saltando desde balcones, tudelano cabreado, la caída de Edgar, misses contestando preguntas en concursos de belleza… Y así pasamos nuestras comidas (that’s what she said).

3. Os dejo una de las muchas recetas que estoy consiguiendo durante el viaje. La podeis usar todos, claro. Pero Marco es el objetivo principal de esta recomendación, porque es un cocktail a la altura del White Russian, así que nadie lo entenderá tan bien.

Pisco sour (receta chilena, los peruanos tienen otra):

Ingredientes. Pisco (si puede ser, Pisco Capel de 35º, aquí es muy barato), hielo, 2 limones, 1 trozo jengibre, 1 clara de huevo y azúcar.

Pasos. Metes en una licuadora o cocktelera 8 cubitos de hielo, dos limones exprimidos y 8 tapones de pisco. Le añades el trozo de jengibre, un poco de piel del limón, la clara de huevo y azúcar al gusto. Se licua o bate durante 8 segundos. Si se usa licuadora, después se añaden 3 cubitos de hielo más y se licua 2 segundos. ¡Buenísimo!

4. También quiero iluminar vuestro día con una muestra de que nosotros, no sólo somos granjeros, no cultivamos simplemente, ¡creamos vida! Una vida que tiene confianza en sí misma, que se preocupa por mejorar y que sabe lucir sus excelencias. Aquí nuestra zanahoria, que se presenta candidata al calendario “Hortalizas Macizas 2014”.

ImagenHoy también os dejo una canción que me acompaña estos últimos días mientras leo y escribo.

Tontás VII

Y Socio volvió a sonreír. He llegado a casa de Dalva hace unas cinco horas y casi no he dejado de sonreír desde entonces. Es como si hubiese pasado mucho tiempo (sólo una semana), pero a la vez, está como siempre. Y al rato de estar aquí, me ha picado una abeja, así que, como siempre… Aquí hubo un nuevo Wwoofer, además de Sophie y Juan, con el que han tenido mala experiencia, que se ha ido hoy. Y me he encontrado con un nuevo habitante, Flora. Una gatita de un mes, muy maja. Mañana recibimos otro gatito.

Al final, antes de irme de la otra granja,  he acabado discutiendo con Horacio, porque quería que me quedase más tiempo. Me ha echado la culpa de cosas sin sentido y me ha responsabilizado de cosas, de las que obviamente, yo no tenía nada que ver. Es un tonto, que no sabe escuchar y ver la postura de los otros, sólo la suya. Bueno, un lío, que no vale la pena explicar. Pero he acabado bastante enfadado y diciéndole unas cuantas cosas. Los que me conozcais, sabreis lo que me cuesta enfadarme… Al final he cogido mis cosas y me he ido andando ocho km hasta el pueblo y allí he cogido un bus hasta Lago Puelo.

Cuando he llegado no había nadie, sólo me ha recibido China, que ha venido bien contenta. Ahora ya hemos cenado todos y he comido más que en dos días enteros en la otra granja.

Imagen1. Ya soy un bebedor de mate profesional. Al principio cada trago que daba, ponía caras raras y de asco. Ahora ya soy un machote, que pone cara de “aquí no pasa nada”. Pero antes de ser un buen bebedor de mate, tienes que pasar por todas esas caras y aprender las reglas:

– El agua debe estar entre 75º – 80º

– El mismo que pone la hierba, es el que debe servir el agua a todos, todo el rato. Nadie más puede servirla.

– Cuando se lo pasas a alguien, no se debe apoyar en la mesa, ni mantenerlo mucho rato. No te puedes enrrollar hablando, los otros esperan y pueden llegar a ponerse agresivos. Creo que Clara, acabaría siendo asesinada por un argentino ansioso.

– No se dan las gracias cada vez que te pasan el mate. Sólo cuando se acaba.

– Cuando se pasa el mate, se debe pasar con la “caña” apuntando hacia quien se lo pasas.

– Cuando das el último sorbo que vacía el recipiente, se debe intentar no hacer ruido.

2. El juego más conocido de cartas en Argentina, es el truco. Hay auténticos fanáticos y me han contado historias de gente que ha acabado asesinando o acuchillando al contrario. Lo curioso, es que es el mismo Truco o Truc, que se juega en Valencia y Mallorca, de donde es originario. Se juega con baraja española.

3. Aquí Mr. Proper o actualmente conocido como Don Limpio, se llama Mr. Músculo…

4. No sé aclarar si el remolino del agua del WC gira alrevés que en el hemisferio norte. Pero me gustan los váteres de aquí, pues como algunos de Alemania, tienen un escalón que hace que la mierda se deposite en él y no salpique el culo. Con el fabuloso añadido, de que al acabar puedes vanagloriarte contemplando tu obra en todo su esplendor.

IMG_7672Aclarar que en la anterior granja, no vi, ni sentí a ningún fantasma. Simplemente me sentía mal, con un nudo en el estómago, desganado y algo deprimido, para mí, sin una explicación clara. Hoy me he dado cuenta de que algún día, ¡ni siquiera caguë! Eso es un síntoma clarísimo en mi organismo, de que algo fallaba. De momento me quedaré aquí un tiempo ayudando en la cosecha de nueces, acabando la construcción del granero y haciendo una reforma estructural del huerto, vamos a añadir alguna construcción que facilite el trabajo y el crecimiento. Además de buscar algún contacto que me enseñe a hacer cerveza. Dalva quiere que me quede hasta su cumpleaños, que es el 14 de Abril. Mi idea inicial era quedarme hasta el 15 en la anterior granja, así que si el trabajo está interesante, suficiente para los tres que estamos y sigo aprendiendo, me quedaré, antes de seguir hacia Chile.

 

P.D. Me cago en el periodismo de mierda que hay en España. Ahora mismo su situación general me parece, incluso, más vergonzosa que la de la política, que ya es decir. Si yo fuese dictador, por justa y necesaria elección de los dioses de Kobol, me dedicaría a hacer una limpieza “étnica” de políticos, periodistas y policias.