Kuala Lumpur

Última parada en Malasia, su capital. Hasta el momento sólo habíamos podido ver de refilón su skyline y sentir desde su extrarradio la rápida transformación que está viviendo Kuala Lumpur. Para mí es como una ciudad adolescente, ha pegado el estirón demasiado rápido, por lo que se mueve torpemente, a veces parece algo deforme y sufre de bruscos cambios de humor. Vamos a conocer un poco mejor a este espigado teenager.

Llegamos a la alejada estación de buses bajo una intensa lluvia, subimos al metro (4 MYR) y nos dirigimos directamente a Rakyat Square. Nuestro hablador amigo y compañero de intensos desayunos en Melaka, Peter, nos recomendó el hostel Step Inn (Jalan Pudu Lama, 35) y no dudamos en hacerle caso. Y la verdad es que acertó con la sugerencia; a un paseo de 5 minutos de China Town, dorms a 20 MYR con desayuno incluido, cocina comunitaria, patio, zona común y un staff lleno de voluntarios bastante locos. Pero luego profundizaré más en alguna historia del hostel, que hemos dejado al adolescente de lado.

Kuala Lumpur es la capital legislativa de Malasia (la administrativa está en Putrajaya), tiene habitantes 1.890.000 habitantes, pero más de 7 millones si se suma el áerea metropolitana. La primera impresión que da la ciudad es que es más grande y debe albergar a más gente de lo que parece. Supongo que esa sensación la crean la gran cantidad de megaedificios, almacenes de personas que están creando alrededor de la misma, y su imponente skyline. Ya digo que la mitad de la ciudad está en edificación, pero nada de remodelar, todo nueva construcción. Debe haber una cantidad ingente de obreros trabajando en esta urbe, desde muy pronto por la mañana hasta altas horas de la madrugada. A veces me dio la sensación de ser un bosque a medio talar. Grandes zonas de enormes árboles de hormigón que parecen aspirar a acariciar las nubes con sus copas, simulando una realidad muy distinta a la que te encuentras en otras zonas de la ciudad, entre grandes huecos de casas bajas y pobres. Cuando te acercas al centro más moderno sabes que estás entrando en una burbuja, fuera de ella te encuentras con la ciudad en la que más “sin techo” he visto en mi vida. Calles llenas de comunidades de gente que vive en unos escalones, bajos unas balconadas o en la entrada de la terminal de buses.

Y, como estrella de Belén que brilla sobre este curioso bosque, están las torres Petronas, el gran símbolo moderno de esta ciudad, país y capitalismo.

Hay que decir que, para ser un edificio, son bonitas. Miden 452 metros y fueron el edificio más alto del mundo desde el año 1998 hasta el 2003. Nosotros las visitamos una tarde y nos quedamos hasta el anochecer, para ver cómo se iluminaban. La luz se hace sobre las 20.00 y dejan que adorne las noches hasta la 01.00.

A parte de disfrutar de las torres un rato, también es curioso sentarse a observar la fauna que merodea y posa ante las mismas. Desde luego es más entretenido que quedarse mirando las torres, que en 20 minutos están más que vistas.

Dedicamos nuestros días en KL a pasear por China Town (con una mañana es suficiente), merodear por sus calles y realizar la susodicha visita al símbolo nacional. Hay una visita guiada gratuita por el centro, pero no la realizamos, ni tampoco entramos al parque /reserva de pájaros, porque había que pagar 50 MYR. Tampoco es una ciudad de la que enamorarse o para dedicarle muchos días, aún así voy a dejar algunas recomendaciones.

Como ya he dicho antes, el hostel Step Inn es muy recomendable. Además no tendrás problemas para dormir por las noches ya que, en parte gracias a nosotros, se han puesto más duros con las restricciones nocturnas de volumen… Digamos que Manu y yo nos sentamos en el patio una tarde a las 18.00, abrimos unas cervezas y empezaron a sumarse otros huéspedes a la conversación… Vamos, que acabamos los cuatro enseñando a jugar al durito (bueno, con tazas y no chupitos) a dos daneses, un estadounidense e incluso a la recepcionista inglesa. Y eran las 05.00 cuando salíamos a buscar algún bar abierto. Al día siguiente, y como castigo por su implicación, la recepcionista se reía mientras colgaba estos carteles por las zonas comunes. Pero eso, que el ambiente es muy agradable y recomendable.p1020663

Aunque si hay una gran recomendación que llevar a cabo es la del FS Nasi Kandar Corner (Jalan Melaka , 25), el mejor lugar para comer de la ciudad. Un restaurante de comida hindú (o malaya, ya no sé decir cual, porque una lo coge de la otra), a muy buen precio, con gran variedad de platos y el mejor camarero del mundo, Klod Smith. Desde el momento en el que nos sentamos a la mesa se dedicó en corazón y alma a satisfacernos. Y no hablo sexualmente, pero con lo implicado que estaba, a la mínima insinuación algo hubiese hecho. Desde que lo descubrimos fuimos todos los días, tres veces disfrutamos de sus delicias (bueno, Cantero y Copri cuatro, abandonándonos en el patio del hostel bebiendo, mientras yo esperaba que me llevasen a comer algo). Incluso la última noche nos volvimos a reunir con Ana y Alba, nuestra amigas de Cameron Highlands, y las llevamos a conocer este Taj Majal de la comida. Al llegar, si encontráis a Klod (notaréis enseguida quien es), dejad que él os lea la mente, mezca vuestros sentidos y elija por vosotros (siempre acierta). Pero sino, no dejéis de probar el Garlic Naan, el Roti Boom (dulce), el Tandoori chicken (nunca probé uno tan bueno) y sobre todo el Murtasak Ayam, como una empanada de croquetas de pollo, ¡BRUTAL!16231522_10212219001379178_1992031313_o

Y la verdad es que no creo que Kuala Lumpur dé para mucho más. Por turnos fuimos partiendo hacia el aeropuerto (Cantero y Copri salían por la mañana, Manu y yo por la tarde), dejando atrás Malasia y adentrándonos de lleno en los monzones y otro mundo totalmente diferente, Indonesia nos llamaba. Ah, para ir al aeropuerto, desde la misma Rakyat Square sale un bus, Star Shutte, por 12 MYR. Cuidado que, dependiendo la hora, puede tardar dos horas en realizar el trayecto.

Y acabo con algunas lecciones del idioma malayo, muy curioso como adaptan directamente de la pronunciación inglesa. También puede servir para Indonesia, pues son idiomas muy similares:

Hallo – Hola

Ampun – Perdón

Terima Kasih – Gracias

Selamat tinggel – Hasta luego

Tanpa rempah – No picante

Polis – Policia

Taksi – Taxi

Bas – Bus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s