Mandalay / Changtás VIII

Mandalay, una de las visitas indispensables para casi todos los visitantes de Myanmar, se convirtió en un paso fugaz para nosotros. Pero es la frontera con el norte del país, paso obligatorio para acceder a otras latitudes, así que aquí va nuestra extraña visita a la ciudad.

Llegamos a la ciudad tras una terrorífica noche en sleeping bus, añadido al esfuerzo de la subida y descenso del monasterio… bajamos del vehículo con nuestras piernas totalmente hinchadas. Como si durante todo el trayecto hubiesen estado alimentándose de tostadas con dulce de leche, desbordando michelines. Ni siquiera se distinguían los tobillos, y eso es duro tras meses de sentirte estilizado por todo el ejercicio hecho durante el viaje. Por eso simplemente dedicamos el día a dar una vuelta por el centro y buscar sitios donde poder tirarnos al suelo para elevar las piernas y hacer que nuestras extremidades dejasen atrás su forma mórbida. Más que nada para evitar males mayores, pues esa misma noche nos esperaba otro bus hasta Kalaw.

Nuestro gran triunfo del día fue, cuando ya agobiados de tanto sol y con las piernas medio paralíticas, encontramos el Western Royal Restaurant. Junto al mercado central, en la azotea de un edificio medio abandonado, nos topamos con este local listo para cenas de gala y conferencias donde no pusieron ningún reparo en dejar entrar a nuestro grupo de zarapastrosos viajeros. Nos tiramos en sus sofás, pedimos algunas cervezas y sobre todo que no dejasen de rellenarnos el tarro de los cacahuetes. Así obtuvimos el descanso que ansiábamos, con la temperatura perfecta, la cerveza fría bajando por nuestras resecas gargantas y un gran bonus… el baño. Encontramos el baño más lujoso de todo el sudeste asiático, donde no se desperdició la oportunidad de tomar unas buenas duchas.

DCIM100GOPROG0281177.
DCIM100GOPROG0281177.

Poco más, así que aquí dejo unas cuantas anécdotas y curiosidades de Myanmar.

  1. En el monasterio no sólo disfrutamos de la tranquilidad, vistas, visitas de monos o el peculiar budismo birmano, también gozamos alimentándonos en el restaurante preferido de Stephen Hawking. Sólo aptos para parálisis profundas:P1040453
  2. De lo que más sorprende al adentrarte en Myanmar es la cantidad de gente que ves con la cara pintada, tanto hombres, mujeres, como niños. Se trata del Thanaka, crema que se extrae de la corteza del árbol de mismo nombre y se unta en formas atractivas o dibujos en la cara. Se utiliza para protegerse de los rayos del sol y cualquier simpático birmano te lo ofrecerá si se lo pides con una sonrisa.P1040498
  3. Nuestro objetivo durante casi todo nuestro día en Mandalay, mantener las piernas elevadas. Claro, entras a un banco con aire acondicionado y un suelo limpio. Pues no puedes evitar hacer esto durante más de media hora, pese a las miradas extrañadas.IMG-20160321-WA0005
  4. Myanmar fue el primer país donde tuve que cambiar la hora de mi reloj. Pero curiosamente no es una hora más o menos, tan sólo se modifica en media hora respecto a sus países vecinos. Estos birmanos están locos. ¿O será la dictadura?
  5. En Asia estoy encontrando que en la comunicación hay mucho más escondido en los gestos que en la cultura occidental. Tienen muchos gestos con la cabeza, inclinaciones o ligeros movimientos de manos que expresan mucho más de lo que parece. En el caso del país birmano, si quieres pasar desapercibido y demostrar estar totalmente integrado, al entregar dinero hay que poner la otra mano bajo el codo del brazo con el que lo estés haciendo. Así muestras respeto por la otra persona, vienes a decirle que se lo ha ganado.
  6. Y como me llegaron preguntas sobre el tema en otros países, debo apuntar que aquí es muy fácil conseguir condones. Es más, en algún baño de hostel puedes encontrarte con esto:P1040316

Por supuesto hay más de mil curiosidades, anécdotas y sobre todo historia que contar sobre estas tierras, pero intentaré ir desgranando poco a poco en próximos post.

Por la noche y aún temiendo por nuestras gordas piernas, nos íbamos hacia Kalaw. En teoría nos esperaba uno de los mejores trekkings de todo el sudeste asiático, pero todavía mejor, íbamos a sumar el último miembro de nuestro grupo de exploración birmano. Íbamos al encuentro de Mowgli 😀

Anuncios

2 comentarios en “Mandalay / Changtás VIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s