Hue / Changtás VII

Siguiendo nuestro itinerario hacia el norte, la siguiente parada lógica era Hue, aunque no nos hacía demasiada ilusión. Las guías de viajes pueden llegar a marcar el itinerario de cualquier viajero, tanto para lo bueno, como para lo malo. Para mucha gente se convierte en La Biblia (así es como llaman muchos viajeros a la Lonely Planet) y siguen todos los puntos principales que marcan estas sagradas escrituras, lo cual no es aconsejable si buscas algo diferente o no infestado de gente como tú.

Lo que he aprendido es que lo más útil son los pequeños párrafos, esos que tan sólo dan pequeños trazos de un lugar, luego suelen ser los mejores. Creo que éstas guias están bien como una lectura para conocer un poco más el país, pero no como mapa de ruta. Pueden llevarte a descubrir algunos lugares en los que no te hubieses fijado (cada vez menos) o hacerte seguir la “ruta obligatoria”. Ahí entraba nuestra duda con Hue, las guías lo recomendaban como algo imperdible, los blogueros no tanto. Al final paramos, más por mi insistencia, pues me tira lo histórico, y por no hacer otra ruta interminable en bus. Ahora ya puedo confirmar por mí mismo que no es un lugar esencial, aunque posiblemente nuestra parada sí lo fue para nuestro viaje. La casualidad nos había preparado compañía…

Menos de veinticuatro horas en la ciudad con la peor climatología del país nos bastaron. La visita indispensable, por la que se insta a hacer un alto en el camino, es la gran ciudadela imperial, donde habitaron los emperadores del país durante 140 años (casi digo anos, jijijiji). De hecho, fue la capital del país hasta 1945, cuando al finalizar la II Guerra Mundial y expulsar a los japoneses, el emperador vietnamita cedió el gobierno a Ho Chi Minh (la persona, la ciudad aún no existía y hubiese sido raro, a la par que divertido, ver una acumulación de edificios gobernando un país). Así que paseamos por dentro de sus muros y entre sus curiosos edificios de influencia china. Hicimos el tonto con tortugas y dragones mientras la fina lluvia resbalaba por mi impenetrable y elegante chubasquero, que me hacía destacar entre todos los visitantes. Alguno intentó arrodillarse ante tanta elegancia, pero les levanté y les despaché rápidamente con un beso en la frente. Ahora estoy de viaje, no debo dejarme adorar, pues no puedo dedicar tiempo a crear un grupo de acólitos que sigan todas mis estúpidas premisas, ya habrá otro momento más acorde para ello.

Al sobrarnos algo de luz diurna aprovechamos para acercamos también a la Thien Mu Pagoda, uno de los símbolos de Vietnam, de la que también esperábamos algo más. Ambas estructuras “son bien” de visitar, pero viéndolo en perspectiva y sabiendo ahora lo que esperaba por el norte, creo que no vale la pena parar, teniendo sólo un mes de visa. Te va a faltar tiempo para otras zonas, mucho más espectaculares y aprovechables a todos los niveles.

Y ahora ¡Changtás! En este caso alguna curiosidad, pero se va a parecer más a un: “Teo en Vietnam”, para intentar entender un poco más este complicado país.

  1. Toda la vida social, política, comercial… actual, viene marcada por la reciente Guerra de Vietnam. Oficialmente el conflicto duró veinte años, de 1955 a 1975 y se vieron implicados muchos más países de lo que se cuenta oficialmente. En 1954 Francia, a través de un gobierno títere, aún controlaba la parte sur de la que fuera su colonia, mientras la parte norte estaba gobernada por el Partido Comunista de Vietnam. Hasta que el norte, empujado por los gobiernos de China y la URSS, decide invadir el sur con la intención de unificar el país. En un principio los norteños ganan mucho terreno, pero tan solo hasta que interviene el otro gran polo magnético de la Guerra Fría, el empuje de Estados Unidos recupera terreno para el sur. A partir de aquí es una guerra del ejército más potente  del mundo, que cada vez envía más soldados y recursos, contra una estrategia de guerrillas, basada en ataques sorpresa y una complicada e inmensa red de túneles. Se dice que Estados Unidos ganó todas las batallas, pero perdió la guerra. En realidad no la perdió en terreno vietnamita, sino en los medios de comunicación. La presión mediática, primero mundial y luego dentro de sus propias fronteras, derrumbo tanto su imagen, que tuvo que desistir. En 1973 se retiraba el ejército estadounidense del territorio vietnamita y dejaba al gobierno “marioneta” del sur, solo ante el norte, que acabaría victorioso y reunificando el país. Lo peor del conflicto fueron la gran cantidad de víctimas que dejó en Vietnam y en los países colindantes, sobre todo por las sucias técnicas utilizadas por los americanos. Ya hablé en otros post de los bombardeos indiscriminados sobre Camboya y Laos, paises neutrales que aún hoy en día siguen viéndose afectados por todos los artefactos sin explotar, que siguen desparramados por sus tierras. Aunque el movimiento más rastrero seguramente fue la utilización del Agente Naranja. Un producto químico que se usó con la intención de deforestar grandes extensiones de terreno y evitar así que las guerrillas pudiesen ocultarse de los bombardeos. El rastro de horror que dejó este químico, fabricado entre otros por el amigo de los niños, Monsanto Corporation, no se reduce sólo a las víctimas directas. Se calcula que unas 400.000 personas murieron o fueron mutiladas por él, y la Cruz Roja afirma que más de 1.000.000 de personas nacieron con alguna discapacidad o problemas de salud por su uso. Además afectó tanto al fértil terreno vietnamita, que hasta hace cuatro años Vietnam tenía que importar arroz, porque no producía el suficiente. Vietnam importando arroz… Obviamente, EEUU llegó, montó la fiesta para Vietnam y sus vecinos, todos tuvieron sus risas y bromas juntos, hasta que se fue y se olvidó de quedarse a limpiar el desastre. El gobierno estadounidenses no se ha responsabilizado de nada ante ninguno de los tres país, que aún sufren la mortal resaca.
  2. Y por eso Vietnam sigue siendo aún un país comunista, o así se presentan. Porque, ¿el comunismo todavía existe o se lo ha comido el gran y único Dios actual, el capitalismo? Por las calles vietnamitas te encuentras slogans, miles de banderas, ostentosas estatuas, grandes construcciones (que me recuerdan a la parte este de Berín), policías que más parecen militares o los boletines del partido inundando las calles desde los megáfonos repartidos por las ciudades.

    Pero no engañan a nadie, pocas cosas más incoherentes he visto. En realidad, abandonaron el comunismo antes que la URSS, cuando en 1986 se llevó a cabo el Doi Moi (renovación), que abrió las puertas al sector privado internacional. Desde entonces Vietnam es uno de los países con mayor crecimiento de Asia, pero a la vez aumenta la pobreza en muchos sectores, donde antes no existía. Capitalismo = Desigualdad y falso crecimiento. Capitalismo + Falso comunismo = una broma. Ver todas esas banderitas con la oz y el martillo, colgadas de McDonalds o de una tienda de souvenirs con éstos artí-culos (jijijiji) en sus estanterías… Si Ho Chi Minh levantase cabeza, podría llenar cada una de estas tazas con su propio vómito.

    P1030834
    We love Ho Chi Minh!
  3. ¿Sabéis que la Conchinchina existe? Pues no, pero casi. En Vietnam del sur existe la Cochinchina, antiguo territorio colonial francés, que puede confundir. Y sí, es un dato que no os sirve de nada y que podéis anotar en vuestra libreta de “Cosas que me importan una mierda”. Por favor, acotad al final del párrafo, que esta mierda fue aportada por Socio 😀
  4. Quiero acabar estas Changtás con un grito al cielo. ¿¡¿¡Qué coño les pasa a los vietnamitas con la música?!?!?! ¿Por qué allá donde vayas y a la hora que vayas, escuchan a todo volumen música techno de la que se escuchaba en los años noventa en la ruta del bacalao? En un idílico barco surcando las aguas de la bahía de Halong, en el bus a las cuatro de la mañana, cuando bajas a desayunar en el hostel o tomando un café a media tarde. Creo que hay que profundizar más en el estudio sobre los efectos que ha tenido el Agente Naranja en este país, esta locura tiene que venir de algo químico. Yo me iré de aquí pensando que Monsanto ha jodido mis momentos de tranquilidad.

Hoy me dedico a mí mismo la canción, una pequeña muestra de lo que es mi disco favorito del último año. Desde ayer ya vuelvo a viajar sólo, y así será de aquí hasta el final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s