Changtás VI / Kampot

Salimos de Koh Rong dejando muchos amigos en ella, pero no nos fuimos solos, algún tipo de virus vino con nosotros. Enfilamos hacia Kampot en una furgoneta llena de israelís y con Sofi no sintiéndose muy bien. Así que al llegar ella se quedó al cargo de  las mochilas y yo de encontrar un sitio donde pernoctar. Es extraño, pero pese a ser un sitio sin mucho atractivo ni turismo aparente, los hostales están llenos y son de los más caros del país.

Acabamos quedándonos en una cabaña muy torcida, en el Orchid Guest House, por 8$/noche. Sofi se quedó en cama todo el día con alguna décima de fiebre y problemas estomacales, mientras yo daba unas vueltas de reconocimiento, intentaba sonsacar alguna información útil a los de información (imposible, como siempre) y me acercaba a ver el atardecer. Kampot es un sitio agradable, sin nada visitable en la ciudad, pero perfecta para perderse entre las tareas cotidianas de los locales. Además moverse por la ciudad es curioso. Se trata de una ciudad ribereña, repleta de casas que parecen coloniales, pero en realidad son antiguas Shop House chinas, muchas de ellas abandonadas. Y es que todo el pueblo tiene un aire de abandono y decadencia bonita, que le da encanto. Como estábamos a medio gas de fuerzas, yo también, nos dedicamos a pasear, recuperarnos y darnos un salto hasta el mercado del cangrejo en la vecina Kep. Por 4 $ me comí 0,5 Kg. de ralla, 6 langostinos y un cangrejo. Y para poco más dieron nuestros tranquilos días allí.

1. En Koh Rong los conflictos eran escasos así que la policía arrastraba sus botas por la arena, sin mucho que hacer. Aquí los tenemos, la noche vieja del año chino, posando con sus metralletas. Ellos mismos son los que pidieron que les sacaran las fotos con sus propios móviles, sin duda una noche para recordar, de las mejores de su vida. Ojo a la cara de sincera predisposición a acabar con el crimen que tiene el de la derecha.

IMG-20160209-WA0028
¡Que machotes!

2. Hoy mismo tenía pensado publicar una nota calificando los libros que llevo leídos durante el viaje, por si a alguien le es útil. Justo venía de leer en el parque, hace menos de una hora que me he acabado “Número cero” de Umberto Eco, y al entrar en internet he visto que murió ayer. Yo que venía a alabar tu libro, ahora ya no sabrás lo mucho que gustó…

Trilogía de Ken Follet sobre el S. XX. “La caída de los gigantes” (I Guerra Mundial) y “El invierno del mundo” (Segunda Guerra Mundial), están bastante bien y entretienen, pero ya en el tercero, “El umbral del mundo” (Guerra fria) se hace repetitivo e intenta abarcar demasiado tiempo y hechos. Al final sólo acaba teniendo interés por la propia historia real, que por la de cosecha propia del autor. Eso si, está impecablemente documentado. Le doy un 6.

Tango de la vieja guardia, Arturo Pérez-Reverte. Me gusta mucho el estilo de nuestro Chuck Norris español, siempre directo y lleno de detalles. Increíble como enlaza dos historias en tiempos diferentes y te mantiene interesado en las dos por igual. Le doy un 8.

American Gods, de Neil Gaiman. Más conocido por su faceta de escritor de cómics, se saca esta pequeña joya de la chistera. Con un toque de humor negro, hace una parodia de cómo todas las religiones se están extinguiendo a manos del capitalismo y no saben qué hacer para evitarlo. Y es que un dios no existe, si nadie cree en él… Le doy un 8.

Europesadilla, ¿quién se comió a la clase media?, Aleix Saló. En un breve texto, mezclando viñetas con relatos históricos, nos hace un repaso histórico-social hasta la actualidad, para explicar la actual situación de la decadente sociedad europea del bienestar. Le doy un 7.

El viejo y el mar, Ernest Hemingway. No vendré yo a descubrir uno de los grandes clásicos modernos, pero es alucinante como “tan solo” un viejo y su barco pueden mantener tu corazón en un puño y hacerte reflexionar a la vez. Le doy un 9.

Número cero, Umberto Eco. Genial, como casi todo lo que salia de él. Imagino que hasta su diarrea era bonita y te enseñaba algo. Incluso el forense abriendo su torso habrá sido iluminado con nuevo conocimiento. En este libro cuenta una sencilla historia que sirve de fondo para explicar las técnicas que utilizan los medios de comunicación para desinformarnos y manipularnos. Además se cuestiona hacia donde se dirigen las sociedades del sur de Europa. Le doy un 9.

3. Si Sofi ya tuvo su enamorado en Champasak, yo tuve mi enamorada en  Battambang. Os presento a Ping Ping.

IMG-20160202-WA0011
Ping Ping destrozando mi cuaderno

Es parte de la familia que lleva la Tomato Guest House, una familia bastante grande con la que compartes parte de tu tiempo en el alojamiento. Ping Ping, obviamente llevada por la inconsciencia de tener dos años y medio, cada vez que me veía, me llamaba o venía a abrazarme y a que la cogiese en brazos. Otra actividad que le gustaba mucho era ayudar a limpiar el Roof Bar, iba recogiendo todo lo que encontraba por el suelo y lo lanzaba por encima de la barandilla.

4. La cerveza camboyana Angkor es lo mejor que puedes beber en el país. No porque esté muy buena, sino por la adrenalina que conlleva beberla. En las chapas puedes encontrarte con que te ha tocado otra cerveza gratis o incluso una moto o un coche. Corre el rumor de que a un anciano le tocó una provincia del país, no de las mejores, de estas colindantes con Tailandia. Pero los 7.842 habitantes pasaron también a ser de su propiedad. También nos contaron que cuando hay un grupo de camboyanos bebiendo, está mal visto no tirar la chapa a la basura, por si te ha tocado la moto. Se supone que así se libran de discusiones. Ya me dirás que tontería, para qué quieres amigos, si puedes tener cerveza gratis. Mejor ver si  te ha tocado…

P1030812
Cerveza gratis
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s