Changtás III

Estas letras ya están tecleadas desde la “perla de Asia”, Luang Prabang, acercándonos al corazón de Laos. Hace ya cinco días que entramos en el país. Justo unas horas antes de traspasar la frontera amanecíamos con el rio Mekong dándonos los buenos días, sólo quedaba cruzarlo para adentrarnos en el estado con menos turismo y el más virgen de la zona.

P1010680 Y es que Laos es el país menos explotado y más pobre del sudeste asiático, y aunque parezca una contradicción, el mas caro, pues tiene que importar casi todos los productos desde Tailandia y Vietnam. Es también, hasta hora, el que nos ha ofrecido los paisajes más impresionantes. Puedes viajar dos horas mirando por la ventana y nos ves un sólo trozo de tierra, tan solo densa vegetación que trepa y absorbe sus escarpados paisaje cársticos. En próximos boletines viajeros ahondaremos más, ahora vamos a las curiosidades.

  1. Todavía quedan cosas de Tailandia por comentar. Por ejemplo que es el único país de Asia que no fue colonia de la expansión europea. El hecho de que estuviese enclavado entre la India inglesa y los franceses Laos y Vietnam, hizo que se convirtiese en un país mediador, que hacía de frontera entre los dos imperios y negociaba y comerciaba con los dos bandos.
  2. Voy a responder a los miles de correos, cartas, cuervos y hasta avisos en el viper que me han llegado preguntando cómo es un baño tailandés. Los de los hostels, suelen (no siempre) tener un WC normal, pero con una ducha a presión justo al lado para lavarte el culo. Ducha creada por el demonio, con la que puedes llegar a realizar auténticos destrozos en el baño y en tu ano (toma rima asonante!). Pero fuera de los hostels y dentro de algunos, esto es el tipico baño tailandés.P1010614
  3. Hasta el momentos todos los paises me están pareciendo muy seguros, pero hay que estar siempre ojo avizor (¿de dónde coño vendrá esta expresión?) con los engaños y timos. Estoy seguro que los gremios de tuk-tukeros, minivans y agencias de turismo son mafias que se han puesto de acuerdo para exprimir al turista. Parece que todos tienen la lección aprendida para negarte hasta su último aliento que exista algún bus público. Seguro que antes de reconocerlo dejaban que sacrificásemos a la mitad de su familia. Lo mismo con los horarios de los templos. Decirme que el templo al que iba (estando ya a un minuto) estaba cerrado porque era la hora de rezar, que no abría hasta las 20.00 y que la mejor hora para ir eran las 00.00, para ver las luces de toda la ciudad. Acercarme y estar más que abierto, casi con los monjes en la puerta levántandose la túnica, para atraerte dentro. Con un horario fijo todos los días, de 07.00 a 19.00… Y no es la única ni será la última estafa verbal que recibamos.
  4. Un típico desayuno laosiano.

    Desayuno laosi-ano
    Desayuno laosi-ano
  5. Por casualidad y pagando menos de lo que tocaba, pura inconsciencia, nos tocó viajar entre Luang Nam Tha y Nong Khiaw en un sleeping bus. Basicamente, no tienen ningún asiento, sino literas, y en cada cama viajan dos pasajeros. A todo esto, de tamaño laosiano, que para que yo, que podría ser el base de un equipo de básquet de hobbits, no quepa estirado… En ese momento ya se había integrado a nuestro viaje François, que viajaba justo en nuestra litera de al lado.
    Sofi, yo y François en el sleeping bus
    Sofi, yo y François en el sleeping bus

    Pues entonces entró en el bus el loco “Xiu xiu”, que ya conocimos Sofi y yo el día anterior. Y es que el día anterior al llegar a la estación de Luang Nam Tha, según íbamos descendiendo todos del bus, abajo esperaba Xiu xiu. Vestido casi con harapos, pero con una chaqueta con mucha clase, sonrisa cálida, ojos de loco y dando la mano a todos. Después cada dos minutos se acercaba y decía “Laos is beautiful. The city is there” y volvía a darte la mano. Así como cuatro veces, antes de que peleásemos con el tuk-tukero de turno. Y al dia siguiente, cuando ya estamos acurrucados en nuestras camitas, vemos que sube al bus. Y decide que quiere compartir cama con François, pese a que hay tres camas al lado vacías.

    François con el loco "xiu xiu"
    François con el loco “xiu xiu”

    Xiu xiu explicaba que no quería estar solo porque por el pasillo pasaba… “xiu xiu” o algo similar. Era la onomatopeya con la que intentaba explicarnos lo que pasaba por el pasillo del bus y parcía darle miedo. Al ver que François al final decidía irse a otra litera vacía, el se ponía nervioso y trataba de explicar en laosiano y con señas, que había “xiu xiu”, que no debía irse. Finalmente el francés se mudó, pero no dejamos de escuchar durante todo el viaje como Xiu xiu explicaba su extraño fenómeno, repetidamente, a todo el que pasase por lado. O a veces se le escuchaba gritar “Xiu xiu”, a nadie, simplemente al infinito.

Anuncios

Un comentario en “Changtás III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s