Pai-raiso Hyppie

Desde Ayutthaya dimos un salto hasta el norte del país. Nueve horas de bus nos dejaron en Chiang Mai, donde hicimos parada técnica de una noche para seguir más al norte. Esta ciudad, capital del norte de Tailandia, atrae a muchos turistas que buscan hacer trekkings con agencias para visitar tribus de las montañas o parques de elefantes o tigres. La ciudad en si es agradable y bastante tranquila, pero si ya estás saturado de visitar templos, es mejor ir a otro lugar a hacer los trekkings. Nosotros ya teníamos muy claro donde, así que decidimos no pararnos más de una noche. Tras pernoctar, dejamos a Emi, Rubén y nuestras mochilas grandes, y salimos hacia Pai.

Tras un viaje de más de cuatro horas, de subida y casi 400 curvas cerradísimas, llegamos a destino. Pai es un pequeño pueblo hyppie, de muy pocos habitantes, que hace diez años debía ser un paraíso de soledad, selva, rios y cascadas. Ahora ya es conocido entre el turismo extranjero (sobre todo chino) e incluso entre el turismo local, gracias a la película “Love in Pai”. Aún así, recomiendo una visita de varios días.

Río junto a Pai
Río junto a Pai

Pese a que se han pasado con la explotación tusítica, sobre todo por el pequeño tamaño del pueblo, sigue siendo muy agradable pasear y vagar por sus calles o tenderse junto al rio, sin que nadie te moleste. Y sus alrededores valen realmente la pena y son muy accesibles. Se encontrará fiesta, pero muy tranquila, de bares con música o encuentros alrededor de algún fuego.

Sofi haciéndose la canchera
Sofi haciéndose la canchera

El primer día subimos hasta el gran buda blanco, que desde su posición parece controlar todo lo que ocurre en el valle y luego encontramos otro hostel al que mudarnos la mañana siguiente, a las afueras del pueblo, y con un ambiente tan hyppie que incitaba a probarlo.

Fue al día siguiente que la cosa se animaría. Mientras desayunábamos en nuestro puesto de comida preferido (buenísimo y todos los platos a 30 Bht y zumos a 20 Bht, justo frente al hostel Riverside) y debatíamos si alquilar o no una moto, escuchamos en la mesa vecina a unos argetinos que hablaban sobre la diarrea de uno de ellos. Eso nos animó a acercarnos y relacionarnos. Así conocimos a Nicolás y Patricio, que nos enseñaron a montar en moto y con los que acabaríamos marchándonos de excursión todo el día. Ellos habían planeado hacer el trekking menos frecuentado de la zona, 7 km de caminata por selva hasta una cascada. Decidimos unirnos, así que nos montamos en las motos y para allá que nos fuimos.

Al inicio de la caminata tuvimos que descalzarnos para poder cruzar el río y seguir el camino. A la tercera vez en cinco minutos decidimos que iríamos saltando de piedra en piedra. Cuando llevábamos más de veinte cruces y alguna caída al río, decidimos que ya daba todo igual y que lo más inteligente era caminar con las botas por dentro del rio.P1010517 Fue la decision adecuada, porque durante las siguientes dos horas y media tuvimos que andar varias veces por el rio con el agua hasta las rodillas, sin posibilidad de no mojarte. Hasta que acercándonos a la cascada, tuvimos que superar una endiablada subida, que nos advirtio de que aún no hemos adquirido el tono físico óptimo que necesita el mochilero. Hubo un momento que al ver lo lentos que avanzábamos; atravesar el curso del agua constantemente, saltar árboles caídos y casi ningún momento de camino plano, nos hizo plantearnos si dar media vuelta, pues aquí anochece a las 18.00. Al final decidimos seguir y mereció la pena el esfuerzo. Lo que más impresiona es el camino, durante todo el recorrido sigues un valle creado por la corriente de agua que se crea en la temporada de lluvias (estamos en temporada seca) y te encuentras rodeado por miles de árboles de más de veinte y treinta metros de altura, palmeras, bosques de bambú, troncos retorciéndose, matas de helechos… y no dejas de sorprenderte al virar el rumbo y encontrarte cada vez dentro de una nueva postal.P1010496 Todo ello para llegar y darte un merecido chapuzón en las heladas aguas de la cascada, practicamente en soledad.P1010505

La vuelta, ya con conocimiento del terreno y con las zapatillas chorreando, la hicimos mucho más rápido. Y al acabar la jornada deportiva, para culminar el día, nos fuimos a cenar a un restaurante con vistas a todo el valle.IMG-20160106-WA0007

Al amanecer del siguiente día nos dirigimos a la carretera para hacer autostop y volver a Chiang Mai, pero fue un fracaso. Y es que desconocíamos que en Asia se usa otra técnica para el autostop (ahora ya ha la conocemos y la hemos puesto en práctica 🙂 ). Así que volvimos a Pai, para conseguir un transporte, que no salía hasta las 17.00. Fuimos a comer a nuestro puesto, donde nos encontramos a Nicolás y Patricio de nuevo, así que compartimos comida y luego todos juntos decidimos que ya era hora de probar el famoso masaje tailandés. Una hora de masaje de pies y espalda, 200 Bht = 5 €.IMG-20160107-WA0009

Y caminando como zombies por los efectos secundarios del masaje, nos dirigimos a la minivan que nos devolvió a Chiang Mai. Allí recuperamos nuestras mochilas, pero nos encontramos con que el hostel no tenía sitio para nosotros. Al final conseguimos sitio en otro cercano, previo despertar a la dueña, y es que en el norte a las 21.00 cierra casi todo… Y aún antes de abandonar la ciudad nos quedaba una tarea pendiente, acercanos a un templo a charlar con monjes. Es una actividad que no realiza mucha gente y es muy interesante. Hay tres templos en Chiang Mai donde los monjes te reciben bajo una sombra, para charlar. Así ellos practican inglés y tu puedes preguntar cualquier duda que tengas sobre el budismo y su estilo de vida. ¡Muy recomendable!P1010565 Además tuvimos la suerte de encontrarlos casi sin gente y llegamos a formar círculo de conversación con seis monjes, de Laos, Myanmar y Tailandia. A ver si algún día hago un post especial sobre el budismo. Mañana nos arrimamos a Laos, para quedarnos al borde de la frontera. Ya huelo la famosa Beer Laos.

Anuncios

Un comentario en “Pai-raiso Hyppie

  1. Pingback: Pai-raiso Hyppie – BUSCANDO AL UNICORNIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s