Medellín de plata

Tras un parón de unos cuantos días (de algunas semanas para las chicas), arrancamos de nuevo viaje, lo cual siempre vuelve a despertar alguna emoción y ganas. Así que partimos a Medellín.

Hay muchas estatuas de Botero por Medellín
Hay muchas estatuas de Botero por Medellín

Esta urbe, a principios de los 90, era considerada la ciudad más peligrosa del mundo. Entonces aún vivía Pablo Escobar, el “Patrón” del cártel de Medellín, y la ciudad estaba totalmente controlada por su organización. Nadie podía entrar en la ciudad y muy pocos podían salir. Se calcula que durante los veinte años de más poder, Escobar ordenó ejecutar más de 10.000 asesinatos (entre ellos jueces, ex presidentes, ministros, rivales, líderes paramilitares, periodistas…), sin contar la gran cantidad de vidas que se llevaron por delante, de forma “colateral”, al llevarlos a cabo. En 1990 “El Patrón” era el criminal más buscado del mundo y la séptima mayor fortuna mundial, según la revista Forbes. Tal era su riqueza, que se ofreció a pagar toda la deuda externa de Colombia y pagaba mil dólares a sus sicarios, por cada policía que asesinasen. En 1993 el ejército colombiano, con la ayuda de algunos grupos paramilitares y alguna filtración interna del propio cártel medellinense, asesinó a Pablo Escobar.
Desde entonces la ciudad se ha transformado. Se ha invertido mucho en ella, gracias sobre todo a sus habitantes, los paisas son conocidos como grandes emprendedores. Como muchas grandes ciudades de Sudamérica, está situada en el fondo de un valle y cuanto más arriba se sube, más pobre es la zona. Un gran pulmón verde cruza toda Medellín, franqueando el río y partiéndola por la mitad. Varios cerros situados en el centro del valle, se convierten en verdes parques, con buenas vistas de la ciudad. Vale la pena coger el metrocable, teleféricos que te trasladan hasta lo barrios altos, desde donde se consiguen las mejores vistas panorámicas. Además la ciudad tiene el único metro de todo el país, que funciona muy bien.

Medellín desde el Metrocable
Medellín desde el Metrocable

Pero pese a toda esta transformación, no había visto tanta pobreza desde Bolivia. Es la ciudad con más desigualdades de Colombia. Todas las laderas están repletas de pequeñas casas muy precarias, hechas con cualquier tipo de material. La gente sin casa ocupa terrenos en las partes altas y construye cómo y con lo que pueden. En las calles ves mucho indigente y drogadicción. Es sorprendente la cantidad de droga que se consume a plena luz del día. Alguna vez nos pasó, que íbamos caminando por una calle y cuanto más avanzábamos, más triste e insegura era la situación que nos rodeaba. Hasta que las imágenes y la inquietud nos hacían tomar otra dirección y alejarnos.

En las alturas de Medellín
En las alturas de Medellín

Medellín es también conocida como “la ciudad de la eterna primavera”. ¡Y una mierda! Vaya puto calor. Y es que visitar las grandes ciudades en verano, no es recomendable. Menos mal que encontramos el parque de Los pies descalzos. Un oasis en medio del tráfico, que te permite caminar por la arena o por pequeñas piscinas, que te dan la vida.

Pies Descalzos
Pies Descalzos

Debido al calor, a que en las ciudades se gasta más dinero y que el señor del hostel era muy raro y parecía siempre drogado, nos fuimos al tercer día, directos hacia nuestro primer contacto con el Caribe. Y es que estábamos sedientos de naturaleza.

Ernomes mariposos del jardín botánico
Ernomes mariposos del jardín botánico

Anuncios

Un comentario en “Medellín de plata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s