San Cipriano

Pasé de la zona este, cerca del amazonas, a la zona oeste, cerca del pacífico. Para llegar a un pueblo, en medio de la selva tropical, con un nombre mezcla de Cipote y Ano = San Cipriano. Le añaden el “san” y la erre, para disimular, pero a mí no me engañan, son unos degenerados. El pueblo está enclavado en una reserva natural, del mismo nombre, y no hay ninguna carretera en más de 20 km a la redonda. El pueblo es muy bonito y sus alrededores también, pero creo que lo mejor es el transporte para llegar y salir. Lo único que comunica San Cipriano con la civilización son unas vías del tren, por las que no circula ningún tren… Se utilizan las “brujitas”, transportes creados por los habitantes del lugar. Se trata de una pequeña vagoneta de tablones, sujeta a una moto, que es la circula e impulsa el vehículo por las vías. Y montado en ellas realizas un trayecto de unos 20 minutos por en medio de la selva y sobre ríos.

Las "Brujitas" en Córdoba
Las “Brujitas” en Córdoba
Montando en "Brujita"
Montando en “Brujita”

Al final del recorrido llegas a la localidad de San Cipriano, un pequeño pueblo de unos 300 habitantes, en medio de la selva, donde todas las casas son de madera. No es selva totalmente salvaje, porque hay algunos senderos y está el pueblo, así que es muy difícil encontrarse con animales salvajes. Pero la vegetación y la transparencia del río son espectaculares.

Río San Cipriano
Río San Cipriano

La vida para el visitante allí es sencilla, básicamente puedes hacer trekking, bañarte en las pozas o bajar durante 45 el río en neumático, para esto último hay que saber nadar bien, hay alguna parte bastante movida… También puedes simplemente tumbarte en una hamaca a leer y descansar, si no lloviese tanto, como me tocó a mí. Y es que en las últimas dos semanas, sólo he visto el sol a ratos, dos días.

Pozo Oscuro
Pozo Oscuro

Toda la población de la zona es afrocolombiana, vamos, que son negros. Y eso se nota algo en la música. Es un descanso que deje de escucharse cumbia o reaggeton, sobre todo se escucha música, que yo calificaría, como caribeña o cubana. Que desde luego, no es mi preferida, pero es una gran mejora, respecto a la otra. La gente vive con mucha tranquilidad, todo, no hay estrés ni prisa ninguna. Hace mucho calor y la humedad es agobiante, sudas todo el rato, casi sin hacer nada. Estuve sólo dos días. Si no hubiese llovido, me hubiese quedado algún día más, pero viendo que no iba a parar, decidí ir un poco más al norte.IMG_1389Y tras otro día de cambios de buses, buscar billetes baratos… llegué a Salento. ¡Y me encanta! He recuperado la sonrisa perpetua que perdí hace unas semanas. Estoy alojado en una finca de cultivo de café, a las puertas del Valle de Cocora. Creo que me voy a quedar aquí unos cuantos días 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s