En Tan Agustín

Sólo hay 126 km entre Popayan y San Agustín, pero se tardan seis horas en recorrerlos, así que os podéis hacer una idea del tipo de carretera que es… Eso sí, el paisaje es espectacular, una mezcla de valles y selva.

El pequeño bus te deja en medio de la “carretera”, justo en el desvío hacia San Agustín. Desde allí quedan 7,5 kilómetros, pero básicamente se trata de subir una montaña. A los 5 km de subir con las dos mochilas, me había quitado toda la ropa posible, mi camiseta parecía recién sacada de una piscina e iba dejando un rastro en la carretera, como si fuese un caracol. Y no, esta vez, no tenía diarrea.

Desde el camino de subida a San Agustín
Desde el camino de subida a San Agustín

Menos mal que pasó por allí Robinson, un señor local, y me subió a su moto. Así llegamos al pueblo, con las mochilas colgando por los lados y al son de AC/DC. Me llevó al hostel más barato de la zona, enorme, bastante bonito y en el que he sido el único huésped durante los tres días. Los dueños, como mínimo, son curiosos. Ella es una católica enfervorecida. Se pasa el día cantando canciones cristianas, rezando y viendo un canal cristiano. Es un canal muy parecido al que veíamos Krematory y yo cada día, mientras desayunábamos, en la universidad (había días que estaba tan emocionante, que llegábamos tarde a clase para gozarlo). básicamente sale gente interpretando la biblia como les sale de los cojones y le dan vueltas al mismo tema, repitiendo lo mismo. Y para refrendar sus palabras, acuden a santos que hablaron sobre el tema, y citando el año de su muerte. Todo el mundo sabe que citar la muerte, anula todos los intentos de contrarrestar cualquier argumento… También hay un señor mayor, no sé si es el marido, que luce patillas largas, poncho y sombrero de Cowboy. No dice nada, simplemente pasea, se sienta unas cuantas horas en algún lado mirando al vacío y vuelve a pasear. Ah, a ella la he visto arrodillada delante de la tele rezando al son de la televisiva misa (toma rima).

El entorno del pueblo es genial, pero no fue por eso que me acerqué hasta aquí, sino para visitar los restos arqueológicos de una cultura, todavía muy desconocida. Se sabe que habitaron la zona desde el s. XXXIII a.C. y en el s. VI a.C. ya estaban bastante avanzados. Los restos que se conservan datan entre los años 1 – 900 d. C. Se ha estudiado muy poco a este pueblo y no se conoce casi nada. Los restos básicamente son infinidad de estatuas con formas de animales y antropomorfas que guardaban muchas tumbas subterráneas.

Hay estatuas de hasta 7 metros
Hay estatuas de hasta 7 metros

Pensé que casi todos los vestigios estaban más o menos cerca, pero al preguntar, te das cuenta, que para nada. Así que formé grupo con una pareja marroquí, Azaz y Tarik, un sudafricano, Michael y dos colombianos, para contratar un coche y a su chófer (sí, el jefe es el coche), y así poder verlo todo. Creo que nos juntamos los únicos “turistas” del pueblo. Visitamos múltiples vestigios, encuadrados en lo alto de colinas, con paisajes fabulosos.

Las figuras antromorfas y con rasgos animales, guardan las tumbas
Las figuras antromorfas y con rasgos animales, guardan las tumbas

Y también pasamos a ver la catarata más alta de Colombia, el salto de Bordones. Es la tercera más alta de Sudamérica, tras el Salto del Ángel y la catarata Gocta, que ya visité. Además visitamos el estrecho del río Magdalena, enorme río, que empieza en el sur de Colombia y desemboca en el Caribe.

Salto de Bordones, la catarata más alta de Colombia
Salto de Bordones, la catarata más alta de Colombia
Estrecho del río Magdalena
Estrecho del río Magdalena

Al día siguiente, pese a la lluvia, salí a conocer el Parque Arqueológico, que esta a 30 minutos a pie del pueblo. Varias colinas más repletas de figuras, un pequeño museo y 39 estatuas repartidas por un bosque.

Tumba del Parque arqueológico
Tumba del Parque arqueológico
Estatua del Bosque de las estatuas
Estatua del Bosque de las estatuas

Mi siguiente destino era Tierradentro, pueblo más aislado que San Agustín. Allí está el segundo yacimiento más grande de esta cultura, más de cien tumbas subterráneas, algunas enormes y decoradas, a las que se puede descender. Pero ayer, mientras comía, me informé sobre la seguridad de la zona, ya que es zona común de las FARC. Y me contaron que en las últimas semanas se han evacuado un par de escuelas y ha habido alguna explosión en una comisaría, así que cambio mi dirección. Me voy hacia la costa pacífica, a la selva, a visitar un pequeño pueblo al que no llegan las carreteras. Sólo se puede llegar a través de un vehículo que han inventado sus habitantes, las “brujitas”.

La canción con la que entré a San Agustín:

Anuncios

Un comentario en “En Tan Agustín

  1. Pingback: En Tan Agustín | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s