Tontás XVIII

Ahora mismo me encuentro en Baños, a los pies del volcán Tungurahua. Que no es que esté activo, es que saca una columna de humo de más de 2 kilómetros. He subido una colina, para poder verlo mejor y fuera de la ciudad se notan pequeños movimientos de tierra. También se oyen explosiones y luego puedes ver bolas de humo subiendo hacia el cielo (estaría bien que subiesen hacia el suelo, vaya coletilla de frase más estúpida).  ¿Por fin ha llegado el momento de mi muerte? Un poco decepcionante, esperaba que fuese una paliza de pandilleros, por alguna cosa que dijese. Mañana quiero hacer algún trekking que me lleve bien alto y poder verlo mejor, hoy estaba algo nublado. En fin, aqui varias noticias:

http://www.andes.info.ec/es/noticias/declaran-alerta-naranja-zonas-aledanas-volcan-tungurahua.html
http://www.elcomercio.com/actualidad/volcan-tungurahua-ceniza-actividad-sismica.html

Llegué al Amazonas, pero tras estar dos días allí, no conseguí ninguna expedición que entrase de verdad en la jungla. Sólo me ofrecieron entrar un poco en la selva, algo que hice yo por mí mismo sin tener que pagar. Así que probaré en el norte, que se adentran mucho más en la selva y es más barato. De momento he encontrado hasta 200 dólares, por estar 4 días, tengo que pensarlo y regatear una vez en Quito…

Puyo, la frontera con la Amazonia
Puyo, la frontera con la Amazonia

1. Los peruanos y ecuatorianos desayunan muy pronto, entre las 6 y las 7. Pero lo que me alucina, es lo que desayunan. Se meten entre pecho y espalda (que expresión taaaan castiza) una sopa, un zumo y un plato de arroz con pollo. A las 6, ¿estamos locos? Yo lo intenté un día, que me dirigí al mercado bien decididó a probarlo, antes de la excursión a Gocta. Entramos con Juliet en el mercado y al ver y oler todo aquello, salimos corriendo. Por favor, las 6 de la mañana… También me ha pasado alguna vez, que mientras yo me desayuno el zumo con tostadas o similar, se están bebiendo a mi lado un buen litro de cerveza. A eso de las 8 de la mañana y no una o dos veces.

2. Aquí, en Ecuador el equipo más famosos de fútbol se llama Barcelona y es de Guayaquil. Pero no sólo tiene el mismo nombre, también el mismo escudo y equipación del original.

E

3.  Nombres que me he encontrado en la última semana: Hitler (conducía mi bus), Galaxy, Cúcumber (con acento), Washington o Byron. Molan, ¿eh? Yo llamaría a mi hija, Galaxy Hitler.

4. En los buses te encuentras cualquier cosa, además de conductores con nombres de dictadores. Suben a vender multitud de cosas, casi como en el tren de las afueras de Buenos Aires. Me encontré con un álter ego de Pedro Piqueras (por cierto, ¿de verdad han echado a Hilario PIno por unas imágenes de Soraya Sáez?). Este vendedor, ataviado con una bata de médico, narraba las noticias como si de grandes catastrofes se trataran. “Entérese de la espeluznante tragedia que ha sufrido una familia de Cuenca…”. También nos ha acompañado un vendedor de  medicamentos. Vendía pastillas para proteger el hígado y contra la impotencia, todo en una, que el mismo probó allí mismo. 30 minutos de discurso, con gráficos y alusiones a Jesucristo. Eso es un visitador médico decente y no lo que nos encontramos en Europa. Visitar consultas médicas y farmacias, menudas tonterías hay que aguantar…

5. Tanto en Perú como en Ecuador existen las Chifas. Es una mezcla rara entre un restaurante chino y uno ecuatorian/peruano. Pero son más caros que los otros restaurantes y ninguno es regentado por chinos. Pueder comer de primero Wan-tan frito y de segundo ceviche.

6. Para acabar, explicar mi experiencia de autostopista, hasta el momento, en Ecuador. He tenido historias contradictorias que me han explicado, unos viajeros me han dicho que no es seguro y otros que es muy fácil y seguro… Así que volviendo del parque nacional Cajas, como total teníamos que parar el bus en plena carretera. Decidí probar suerte y sacar el dedo a pasear (that’s what she said). Ni 30 segundos, el primer coche para y nos lleva hasta Cuenca. Y ya en Riobamba, me dirigía a la estación de buses, para ir hacia Baños. Pero escuché a unos señores que estaban cargando una camioneta, que iban a Puyo. Así que les pregunté si me podían llevar y acabé viajando en una camioneta de televisiones, dirección a la selva.

Hoy monográfico musical de Zero 7:


Anuncios

2 comentarios en “Tontás XVIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s