Tontás VI

Se cumplen dos meses de viaje y un mes en la chacra de Huala, pero el lunes empiezo nueva vida, me traslado a la nueva granja. Esta última semana “sólo” nos hemos dedicado a trabajar un poco en el huerto (preparándo las cosechas de invierno) y sobre todo a la bio-construcción, a construir el granero. Os pongo varias fotos del proceso, en las que salimos Sophie, Juan (es el nuevo WWOOF, que viene a ocupar mi sitio), Inés y Gastón (una pareja de huéspedes del hostal, que se quedaron un día más, para aprender y ayudar) y yo. Ahora mismo el proceso está bastante más avanzado, pero no tengo fotos.

Con Inés y Gastón, preparando el revoque grueso.
Con Inés y Gastón, preparando el revoque grueso.
Revocando
Revocando
Sophie y Juan junto a la estructura primitiva.
Sophie y Juan junto a la estructura primitiva.
Dando forma a la nueva ala.
Dando forma a la nueva ala.

IMG_7664

1. En un post anterior, os hable de Mike, el viejo borracho que siempre va a los conciertos de Pey para subir a cantar y toca el sitar… El otro día en una cena me contaron más profundamente su historia, y vale la pena escucharla. Resulta que Mike es de la hornada de músicos de finales de los 50 y principios de los 60 en Londres. Cuando era adolescente conoció y tocó con gente como: John Lenon, Paul McCartney, Roger Waters y algunos más. Tenían la misma edad, se encontraban a tocar en los mismos sitios. De hecho, Mike empezó a tocar el sitar en esa moda hindú que surgió en Londres a mediados de los 60. Pero a Mike se lo llevaron de Inglaterra. Su padrastro era músico y modelo, y le llamaron para hacer una campaña de calzoncillos en Patagonia y se enamoró del lugar. Así que cogió a su mujer y Mike y se los trajo a vivir aquí, en un campo, aislados de todos (es la razón por la que Mike no habla bien español). Luego el padrastro sería un músico bastante reconocido en Argentina, todos le conocen como el viejo Muddy. Pero la historia no acaba ahí, a los pocos años de trasladarse a Patagonia, la familia empezó un nuevo negocio, se hicieron camellos de droga. Empezaron a importar LSD y más adelante cocaína (merca en Argentina) desde Londres. Se convirtieron en los primeros y únicos importadores de esas drogas en la época en Argentina. Al padre y sus amigos los pillaron y acabaron varias temporadas en la cárcel, así que fue Mike el que se encargó de seguir durante un tiempo con el negocio. Unos años más tarde volvió a Inglaterra, pero desde hace veinte años está instalado de nuevo al lado del Bolsón y acaba de ser padre (por accidente).

2. Junto con Dalva y Sophie estuvimos haciendo una dieta de purificación. Bueno, ellas la hicieron tres días, yo avisé de que sólo la haría un día. Pues para mí, ya simplemente comer siempre de la huerta y nada tratado quimicamente, es purificarme… Pero la dieta consistió en comer, unicamente, manzana los tres días. No sé podía combinar con aceite, azucar, harina… nada. Sólo con canela o jugo de limón. Yo la hice un día y medio y ellas completaron los tres días. Realmente la dejé, porque no es que pasases hambres, es que daba asco seguir comiendo manzana. Cambiaron hasta nuestros horarios de comida. Y es que estabas trabajando, llegaba la hora de la comida y te daba igual, no querías comer manzana, preferías no comer. Gracias a Dios y al sentido común, hemos vuelto a la dieta normal. Osea, comer como cerdos, pero sano.

3. La historia de OVNIs que más me gustó, de las que se contaron la otra noche, le pasó a Dalva hace sólo dos años. Su tío vive y trabaja un campo, que está totalmente aislado. La civilización más cercana, es un pueblucho, que está a más de 30 km por caminos de tierra. Era ya de noche, e iban Dalva y su prima con el coche, camino de la casa de su tío. Al pasar por al lado del lago que está cerca de la casa, pararon el coche, porque en medio del lago había una esfera luminosa de buen tamaño, levitando. Cuando pararon y salieron del coche, la esfera salió volando, pasando por encima de sus cabezas. Cogieron el coche bastante nerviosas y se fueron hasta la casa, dónde no había nadie, y entraron. Entonces se dieron cuenta de que no habían cerrado el establo a la yegua, así que decidieron ir las dos juntas, por miedo, a cerrarlo. Fueron y volvieron, sin más problemas que algunos ruídos que escucharon y asociaron a las calderas. Pero al volver a casa, estaba cerrada. No recordaban haber cerrado y no encontraban la llave. Fue al mirar por la ventana, que vieron que la llave estaba dentro, encima de la mesa. Dieron la vuelta a la casa, hasta que encontraron abierta la ventana de la despensa, por donde la prima pudo entrar. Pero al ir a abrir la puerta, tuvo que coger la llave y dar dos vueltas a la cerradura, para poder abrirla. Y seguía sin haber nadie en casa…

Mañana haremos un asado de despedida en el quincho recién construído y el lunes voy a conocer a mi nueva familia…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s