Tontás V

Llevo aquí  ya dos semanas y todavía no había enseñado el panorama que nos rodea. Estamos a un kilometro y medio del parque nacional Lago Puelo. Cobran entrada cada vez que vas, pero los locales nos enseñaron que hay que dirgirse al rio, y seguirlo hasta el lago. Por allí casi no hay guardas y no hay nadie que te cobre. El rio está a sólo 200 m. del hostal, y desde allí hay 40 minutos andando entre la naturaleza hasta el lago. Hay que saltar una valla que delimita el parque nacional y caminar 25 minutos hasta el lago.

IMG_7604IMG_76121. Estoy teniendo problemas con las abejas, les debo resultar muy atractivo, pues me han picado cuatro en cinco días. El segundo día de la cosecha de lavandas, me picarón dos en menos de diez minutos y a menos de 3 cm de distancia, una picada de la otra. Tuve la mano izquierda casi inutilizada todo el día. Al día siguiente, poniendo la mesa al lado de la parrila, me picó una en el pie (es la picada que más me ha dolido). Y por último, ayer, mientras recogía moras, me picó otra en el codo… A nadie más le han picado. Estarán cabreadas porque estuvimos cosechando su miel. En la foto de abajo estamos yo, Sophie y Aladino sacando la miel de los panales.  Y sí, se llama Aladino. En Argentina hay nombres que a nosotros nos resultan muy curiosos. Se me hacen más normales los nombres de los chicos, no este en concreto, pero las chicas tienen nombres como de los años 50 en España. Me he encontrado a muchísimas Eugenias, Gladys, Violeta, Macarena…

Imagen2. Fuimos a ver un concierto de Pey al Bolsón, tocan todos los lunes de verano en un pub, El Sol. Los conciertos aquí empiezan muy tarde, a partir de las dos o dos y media de la madrugada y acaban sobre las seis. Sonaron muy bien y Pey se pudo lucir mucho más que cuando tocaba con Edelmiro. Pero lo mejor del concierto fue Mike. Es un inglés de más de setenta años, que lleva más de cuarenta viviendo en el Bolsón y pese a ello, no ha aprendido a hablar bien español. Algo así como Cruyff o Micheal Robinson. Y se ve que siempre que toca Pey, se emborracha mucho (antes del concierto) y luego le hacen subir a cantar. No tiene buena voz, pero se nota que la tuvo. Subió a cantar un par de versiones de Zappa y Hendrix y luego se sentó en primera fila, donde iba robando cerveza a los ocupantes originales de la mesa. Al cabo de un rato, cuando había tres personas más cantando en el escenario, se subió y le quitó el micro a uno de ellos, para ponerse a cantar él. Voz ya no le queda mucha, aunque se defiende, pero tiene una gran presencia en el escenario. Acabó cayéndose mientras improvisaba, cantando con los ojos cerrados… También me contaron que fue medianamente famoso tocando el citar. Y que en el mismo Sol, se programó un concierto suyo. La sala estaba llenísima y todo muy preparado, pero llegó super borracho. Se subió al escenario, se sentó y tocó cuatro notas. Entonces dejó el citar, se levantó y cogió el micro:

– Citar hoy está resfriado, no puede tocar. Citar resfriado, no tocar. ¡Pey, coge la guitarra! Vamos, venir aquí, Pey. Tocar, tocar, tu tocar y yo cantar.

Además hizo que Pey tocase más de una vez la misma canción. Este le decía que ya la había tocado dos veces, pero le daba igual.

– Tocar, tocar. Hendrix muy bueno, ellos gustar. Tu tocar, yo cantar.

No creo que sea la última vez que vea a Mike en directo.

3. Una historia que contó uno de los huéspedes del hostal. Tenía una hija de unos seis o siete años, y tenía como comida preferida, los huevos y el pollo. Pero no le dejaban comer más de un huevo a la semana y pollo, todavía menos. Al preguntar Dalva, le contaron que los huevos y pollos comerciales llevan muchas hormonas y estas afectan mucho a los niños. Tanto, que por ejemplo, a muchas niñas hacen que les salgan antes pechos (como le pasaba a su hija) o les llegue antes la menstruación. La población en general no lo sabe, pero esto les pasa a bastantes niños. Al final Dalva le dijo a la niña, que aquí había gallinas y que podría acompañarla a recoger huevos, que se podría comer. Así que dejó también todos los huevos que se habían recogido en los dias anteriores y la niña se volvió loca al ver que podría llevarse más de doce huevos para ella.

Y nada más os dejo con mi imagen postcomida. Esto es lo que hago cada día después de comer, mientras los demás duermen la siesta, y desde donde escribo ahora mismo.

Imagen

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s